Basset Hound: características, curiosidades y todo sobre la alimentación, higiene y salud de la raza

Adorables y tiernísimas. Así pueden definirse estas mascotas de interminables orejas que pertenecen al grupo de los sabuesos. Su enorme popularidad se debe al hecho de que un basset hound es un animal muy versátil, capaz de desempeñar con notable éxito diversos papeles.

Un cachorro de basset hound puede conmover hasta a la más ruda de las personas. Sus ojitos tristones y dulces quedan enmarcados en sus enormes orejotas. Puestas las cosas así, ¿quién puede resistirse a sus encantos?

basset-hound-consejos-cuidados-higiene-salud

Todo lo que deberías saber sobre el Basset Hound

Este cariñoso y pacífico perro suele contar con un estupendo carácter por naturaleza. A día de hoy, es la inspiración de numerosos publicitarios y dibujantes que ven en sus particulares rasgos un filón para atraer miradas.

¿Conocéis una mejor encarnación del buen humor que la de Fred Basset o unas zapatillas más cómodas que las que nos sugiere que nos pongamos un perrito de esta raza a través de la televisión? En nuestro país, uno de sus ejemplares es también el encargado de hacernos llegar a casa un famoso portal de seguros.

Origen

Del perro del que Shakespeare dijo que “posee orejas que barren el rocío de la mañana”, vamos a tratar de precisar su origen. Esta raza tiene procedencia francesa. En el idioma de nuestros vecinos, basset significa “pequeño” o “enano”. Por su parte, el vocablo hound es inglés y se traduce como “sabueso”. Así tenemos ante nosotros a un “pequeño sabueso”.

Este noble animal se considera un descendiente directo del sabueso de San Huberto. Huberto fue un noble enamorado de la caza que terminó convirtiéndose a la fe cristiana. Posteriormente se le canonizó y se le convirtió en el patrón de los cazadores.

El basset hound se desarrolló a partir de sabuesos de patas cortas y cuerpos poderosos y también a partir del basset artesiano de Normandía. Pronto se constató que se trataba de un sabueso con unas dotes para la caza superiores a la del resto de perros de rastreo que existían en Francia por aquel entonces.

Toda la nobleza quería tener uno de esos ejemplares que incidieron en la definición de muchas razas, incorporándose a los planteles que se usaban para cazar. Como cazador, el basset-hound no tenía desperdicio, en primer lugar en la caza de piezas de caza menor y en segundo lugar como cazador de liebres y de conejos de cola blanca. Por último, tampoco es desdeñable la labor que llevaba a cabo en la caza de faisanes y urogallos, así como en el cobro de piezas. Igualmente era el terror de zarigüeyas, mapaches y ardillas.

Su traslado a Inglaterra no tardó en llegar ya que en el año 1866 Lord Galway importó una bonita pareja que respondían a los nombres de “Basset” y “Belle”, de cuyo cruce se obtuvo una camada de cinco preciosos cachorros. Con esta tarea continuó, a partir de 1872 Lord Onslow, que presumió de haber logrado la primera jauría de la raza.

Para sorpresa de muchos y aunque el origen de la raza es francés, el estándar de la misma considera que la raza es de Gran Bretaña. A día de hoy, sus ejemplares siguen cumpliendo las funciones de perro cazador pero para muchísimas familias es su inestimable perro de compañía. Su apariencia, carismática como pocas, es uno de sus principales reclamos a primera vista. Más tarde su atractivo carácter terminará de embaucarte.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de 38 centímetros como máximo y un peso que oscila entre los 20 y los 29 kilos, esta raza cuenta con una enorme cantidad de aficionados a su cría y de admiradores.

Entre sus características más destacables se encuentran su extraordinario sentido del olfato y su alargado y grueso cuerpo, si se le compara con sus cortas pero fuerte patas. En contraposición, su robustez podría sugerir un físico algo desproporcionado pero que en absoluto resulta desagradable.

Su corta estatura no debe engañarte ya que son perros muy largos capaces de alcanzar cosas que otros canes de estaturas similares no podrían ni soñar. Sus movimientos son lentos, pero no torpes.

Su cabeza es alargada y grande, contando con una bóveda craneal de forma redondeada y con una pronunciada cresta occipital. Peculiares son también sus arrugas en frente y ojos. Alrededor de su rostro caen dos impresionantes orejas aterciopeladas y de inserción baja, que cuelgan hasta el suelo. Son tan largas que se juntan por delante de su nariz y no deben ser planas, sino que han de presentar pliegues.

Sus ojos son oscuros y de color café, si bien en perros con un color algo más claro se admiten igualmente tonalidades más claras de ojos. Su mirada tiene que ser tranquila y seria. Ha de verse la conjuntiva del párpado superior, pero no de un modo exagerado. Este rasgo es el que le proporciona su aspecto tristón pero afable.

Sus labios son oscuros y su piel forma pliegues al colgar. Sus dientes son notablemente grandes y cierran en forma de tijera, incluso a la hora de comer. Su papada es muy pronunciada. Su cuello es largo, arqueado y poderoso.

Su pecho es bastante profundo, al punto de sobresalir por delante de las patas delanteras. Su espalda es nivelada y recta. Su esternón es prominente. Sus cuartos traseros son redondeados y fuertes. Se le suelen cortar los espolones. Su cola es larga y de inserción media, con forma de curva, perro el perro no la lleva enroscada ni sobre la espalda. Ancha en la base, de manera gradual va estrechándose, hasta terminar en punta.

Color y pelaje

Su piel elástica y suelta es la superficie idónea para su pelo que ha de ser corto, denso, liso, duro y brillante. En cuanto a su pelaje hay que destacar la coloración única de cada ejemplar, dando la impresión de que cada uno tiene la suya y que es distinta a la de sus hermanos.

La más habitual es la combinación tricolor blanco, negro y fuego, si bien los veremos también en blanco y marrón, aceptándose cualquier coloración propia de los sabuesos, como la negra, canela, blanca o roja y blanca, dando igual la distribución de las manchas.

Temperamento

Los basset-hound son animales cariñosos, sociables y tenaces que tienen la habilidad de adaptarse a la mayoría de los hogares. Les encanta la vida en familia y complacer a los suyos, con los que son felices mientras puedan compartir todo el tiempo posible. Al mismo tiempo, es un buen perro de vigilancia dado que cuenta con un ladrido sonoro y grave, que utiliza a modo de alarma con su familia y que ahuyenta a los intrusos.

Si lo que buscas es introducir en tu vida un sabueso atlético y funcional, el basset hound es tu perro. Eso sí, no te llames a engaños porque de adulto va a alcanzar un tamaño considerable. Tampoco se trata de un perro faldero aunque en ocasiones él mismo pueda pensar que sí lo es. Entre sus principales aficiones van a estar el que le acompañes a dar largos paseos y el correr contigo por la playa o por el campo.

Hay que partir de la base de que este no es un perro sin mayores inquietudes que las de vivir en un salón. A él le encanta salir al exterior y es feliz en compañía de su familia. Cuando se encuentra solo, tiende a aullar y, mientras que para unos estos supone algo de “música”, para otras personas sus ladridos son un ruido molesto, por lo que de no remediarlo, podría llegar a cansar a tus vecinos.

Tú mismo puedes estar preguntándote si serías el propietario ideal para un basset hound. Lo primero que tienes que plantearte es que el talante tranquilo, pacífico y serio de este perro es compatible con casi todas las situaciones familiares. Este no es el típico perro que corre sin parar por la casa haciendo cabriolas con las que llamar tu atención.

A pesar de lo dicho, no tienes motivos para pensar en ningún momento que estás ante una raza tímida, pues de hecho este perro es cien por cien amistoso con sus dueños. Ahora bien, estos últimos no deben mostrarse inseguros en su educación, pues esto podría desencadenar el que la mascota se volviera algo terca. No creas que su aspecto tristón es acorde con su carácter, que suele ser divertido y afable, haciendo alarde de un continuo buen humor.

Para que un basset hound se siente feliz, será suficiente con integrarle plenamente en la vida de la casa y darle largos paseos. Otras de las actividades que podréis compartir son el ir juntos en coche o ver un rato de televisión. No tendrás que ser demasiado dominante con él, pues su comportamiento no lo exige. Te resultará gracioso ver como tu amigo de grandes orejas comienza a hacer trucos para lograr comida.

Si no tienes demasiado tiempo para pasar con tu basset hound, al menos tendrás que ocuparte bastante de él cuando llegues a casa. Compénsalo y muéstrale que es importante para ti por muy cansado que acabes la jornada. Sentir tu indiferencia le haría mucho daño. Las actividades vespertinas y de fin de semana son idóneas para que se sienta integrado en el núcleo familiar.

Ya sabemos que no es solo el basset hound, sino que a la mayoría de los perros les gustaría vivir en un hogar en el que siempre hubiera alguien, pero esto es sumamente improbable dado el imponente ritmo de vida laboral al que están sometidas las parejas de hoy.

En el caso de este sabueso, su primer instinto siempre va a ser el de colocar su trufa sobre la superficie del suelo, olfatear y seguir el rastro allí donde vaya. Por esta razón, debes tomar medidas para que el tuyo no sufra daños. Nunca podrás dejarle correr suelto por el vecindario. Mientras le lleves por la calle habrá de ir bien sujeto por su correa y solo podrás dejarle a sus anchas en un recinto vallado. De no hacerlo así, tu mascota podría sufrir algún accidente e incluso resultar atropellada.

basset-hound-salud-cuidados-enfermedades

Relación con otras mascotas

El basset hound no presenta ningún problema de comportamiento a la hora de relacionarse con otras mascotas, pues tolera a los gatos y se lleva bastante bien con otros perros.

Relación con los niños

Esta raza, que también se conoce popularmente como “Batata”, ocupa uno de los puestos más bajos en lo que a agresividad se refiere. Su relación con los niños es excelente, lo que ocurre es que pierde interés rápidamente por el juego, por lo que no es tan buen compañero de travesuras como los perros de otras razas. Para las familias con niños es más acertada la elección de un macho, pues suelen ser más juguetones que las hembras.

Cuidados básicos

Las personas que nunca hayan adoptado un perro y, por tanto no conozcan las responsabilidades que tal decisión entraña (y por muchos años), deben meditar sobre el cambio de vida que ello les va a suponer. Si estás en esa tesitura, pon en una balanza los sacrificios que habrás de llevar a cabo (mayores en unas razas que en otras) y las muchas satisfacciones que tu nuevo amigo te dará. Si finalmente decides adoptar, los cuidados de los que vamos a hablarte son básicos.

Alimentación

Olvídate de que tu noble compañero va a comer lo mismo que tú te prepares. Su constitución canina precisa una dieta que cubra sus especiales necesidades nutricionales.

Busca un pienso seco de calidad y limítate a darle diariamente las raciones que el veterinario te indique en función de su tamaño y edad. Nunca debes sobrealimentar a un basset hound, ya que los kilos suponen un plus de carga de peso sobre sus patas y sobre la columna vertebral.

Estamos ante una raza cuya particular anatomía se corresponde con un cuerpo pesado y largo, por lo que lesiones como las cojeras y las eventuales parálisis en las patas son muy problemáticas en ella.

Higiene

Mantener a las mascotas en las condiciones higiénicas óptimas es un derecho del que las mismas gozan y que resulta esencial para el resto de los miembros de la familia, a los que también afectaría su falta de aseo.

Las características físicas del basset hound hacen que debas estar especialmente atento a la higiene de sus ojos, oídos (y orejas) y uñas.

Ojos: Cuando la conjuntiva esté irritada o el ojo lagrimee demasiado, límpialo con suero fisiológico. Lagañas y restos de suciedad se retiran con gasas o discos de algodón. Ten la precaución de usar uno distinto para cada ojo.

Oídos y orejas: Sus enormes orejotas colgantes son difíciles de mantener limpias. Ten toallitas a mano y repásalas tras las comidas, para que los restos que hayan podido quedar no terminen por afectar incluso el pelaje de sus orejas, al permanecer seco en ellas durante días.

El que sus orejas sean tan largas hace que el oído se ventile, lo que facilita el padecimiento de otitis, entre otros problemas. Revísalas al menos una vez por semana y utiliza para su limpieza un líquido o gel que el veterinario te aconsejará.

Uñas: Las largas y duras uñas del basset hacen que muchos propietarios no se atrevan a cortarlas. Un perro que hace ejercicio regular tiende a desgastar sus uñas, pero si no le ocurre así al tuyo, y no te animas a cortárselas, puedes acudir a un centro veterinario donde se las dejarán perfectas.

Higiene dental

El gran enemigo a batir en las bocas de nuestros amigos caninos es el sarro y, en particular, su acumulación sobre la superficie de los dientes. Acostumbra a tu basset hound desde cachorro a cepillados dentales periódicos y llevarás mucho terreno ganado.

Este hábito resulta muy eficiente pero a veces no evita del todo este problema que no solo puede desembocar en halitosis y otros inconvenientes parecidos, sino también en multitud de enfermedades infecciosas que se asocian a un incorrecto mantenimiento de la boca. Si comienzas a notar su formación, no dudes en acudir a la consulta del veterinario.

Baño y secado

Ciertas razas, entre las que se encuentra el basset hound, tienen un olor un poco desagradable. Esto lo propicia el que suelan babear y además cuenten con pliegues en su piel. La consecuencia es que este sabueso precisa bañarse con mayor frecuencia de la que sugeriría su pelo corto.

Báñalo una vez al mes con un champú que cuente con un pH similar al de su piel, o sea, una pH7. Una vez le saques del baño, retira con una toalla el exceso de agua y aplica secador eléctrico a temperatura moderada.

Cepillado

El cepillado en todas las razas es fundamental y en el basset hound no iba a ser una excepción. Una buena manopla de látex y los cepillos de cerdas que lleven únicamente cerdas y no púas de metal ni de plástico, son los indicados para ellos.

Aprovecha para estrechar lazos con tu mascota mientras le cepillas en un lugar alto, como una mesa, que evite que acabes con dolor de espalda. No te des por aludido si este orejotas no responde bien a la sesión de acicalado, sobre la que has de decidir tú.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Las vacunas son el principal medio con el que establecer medidas preventivas en los perros frente a ciertas enfermedades infecciosas, por lo que no de dejes de llevar al tuyo al centro veterinario para que le administren las dosis que el veterinario considere necesarias.

En cuanto a los parásitos externos e internos, sigue también las instrucciones de este profesional sobre la colocación de pipetas y collares antiparasitarios, que los mantenga lejos de tu mascota.

basset-hound-razas-tipos-salud-caracteristicas

Enfermedades más comunes

La espalda es uno de los puntos débiles del basset hound, al contar con un cuerpo alargado y con un considerable peso. Puedes detectar este problema observando si es reacio a subir escaleras o no. Si el perro tiene sobrepeso, el problema se acentuará.

Los problemas genéticos o hereditarios pueden aparecer también como consecuencia de los continuos cruces familiares a los que se ha venido sometiendo a los ejemplares de la raza. La displasia de cadera es uno de ellos.

Somete a sus ojos a revisiones periódicas, pues son proclives a padecer conjuntivitis o glaucoma, ya que esta zona de su cuerpo es especialmente delicada.

Adiestramiento

Dulces, afables, gentiles y leales. Los basset hound exhiben un buen comportamiento por naturaleza. Sus ejemplares son estupendos perros de familia y su temperamento es formidable siempre que no le dejes creer que son el líder de la manada y que pueden hacer y deshacer a su antojo.

El basset hound requiere, como casi todos los perros, un dueño firme que muestre que él es quien manda y que marque con claridad las reglas.

Un perro de esta raza que esté bien adiestrado lo más probable es que llegue a ser muy obediente, lo que ocurre es que cuando huele algo que le resulta interesante vuelca su atención en ello y es difícil que escuche. No en vano es habitual que un sabueso pueda seguir un rastro durante días.

Deportes como el agility no se recomiendan para esta raza, pues los saltos no son buenos compañeros para los basset hound, ya que deben cuidar sus patas delanteras. Siempre que puedas, anda con él dándole la oportunidad de que siga rastros. Cuando no tengas tiempo de hacerlo, proporciónale mordedores y juguetes varios que desvíen su instinto rastreador y que eviten así destrozos durante su crecimiento y aprendizaje.

Dado que mientras que un basset hound está en casa apenas se mueve, podemos tenerle perfectamente en un piso o apartamento, siempre que respetemos sus necesidades de actividad física y le saquemos con frecuencia a la calle, donde se transformará y podrá jugar durante horas. El ejercicio en esta raza es crucial para conseguir un equilibrio físico y mental del animal, que estará sano, en forma y feliz.

El control de sus necesidades requerirá de algo de paciencia por tu parte. Acostúmbralo desde cachorro a que las haga en el exterior, lo que contribuirá también a la temprana socialización de tu basset hound.

Basset Hound: características, curiosidades y todo sobre la alimentación, higiene y salud de la raza
4.2 (84%) 5 votes