Pastor Caucásico: Alimentación, Salud, Higiene, Temperamento y todo sobre esta raza

Pastor Caucásico: Alimentación, Salud, Higiene, Temperamento y todo sobre esta raza
4.5 (90%) 8 votes




 
El Perro Pastor Caucásico, también denominado Pastor de las Montañas Caucásicas, Pastor del Cáucaso, Perro de Pastor del Cáucaso, Mastín del Cáucaso, Perro Cáucaso Ruso o Perro de Montaña Cáucaso, es un imponente moloso cuya característica más destacable es la de contar con una de las mayores potencias de presión en su mordida.

La Federación Cinológica Internacional (FCI) lo clasifica entre las razas de perros gigantes. Este impresionante can armenio ha sido utilizado tradicionalmente como perro pastor y guardián, defendiendo desde hace siglos a los rebaños de ovejas del ataque de los lobos y otros asaltantes, como los osos.

pastor-caucasico-cuidados-razas

Todo lo que deberías saber sobre el Pastor Caucásico

El Caucasian Ovcharka ha sido desde tiempo inmemorial un animal de trabajo que hoy en día es muy común y apreciado en ciertos lugares rurales como Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Rusia y Ucrania. También pueden encontrarse multitud de criadores de Pastores del Cáucaso en países como Hungría, República Checa y Polonia. En el resto del mundo, apenas se le conoce.

Si estás pensando en adoptar un ejemplar de tan singular raza, es conveniente que valores todos los pros y los contras de este perro boyero, perteneciente al grupo de perros tipo montaña, cuyo espectacular aspecto no va a dejar indiferente a ninguno de tus vecinos.

Origen

Este can, que hace las delicias de todos aquellos pastores que necesitan gran protección para sus propiedades y rebaños, hunde sus raíces en la cordillera del Cáucaso, conformando una de las razas de molosos más antiguas que existen.

El nombre de Ovcharka no define bien a la raza y, sin embargo, se ha popularizado en Occidente, como consecuencia de los esfuerzos que en ese sentido ha llevado a cabo el Kennel Club Ruso. Lo cierto es que su traducción es la de “Perro Pastor”, lo que no dice demasiado sobre tan poderoso animal, al punto que dicha denominación resulta hasta ofensiva entre los criadores y las poblaciones no-rusas del Cáucaso.

Esta raza canina rusa forma parte del trío de perros pastores rusos que se conoce como “La Trolka” y que está compuesta, aparte de por la raza que nos ocupa, por el Pastor de Asia Central y por el Pastor del Sur de Rusia.

El Mastín del Cáucaso ha existido desde tiempos remotos y su aparición está ligada a la zona del Altiplano Armenio, una de las pioneras cunas de la civilización. Como variante de este perro encontramos el Gampr Armenio. De hecho, una posible teoría del nacimiento del Perro del Cáucaso es la que dice que este can es el resultado del cruce del Gampr con Perros de tipo Spitz, si bien otros muchos entendidos dicen que esta afirmación no tiene demasiado fundamento.

Más popular y posible es una segunda teoría que sitúa a esta raza, que es una de las más antiguas del mundo, como descendiente del sensacional Mastín Tibetano, un auténtico perrazo que proviene de las faldas del Himalaya.

Es probable que tales Mastines Tibetanos llegaran a Europa desde Asia, acompañando a tribus y pastores nómadas. A partir de ahí, el Perro de Pastor Caucásico se habría ido seleccionado a lo largo de miles de años en la región del Cáucaso.

En la medida que esta raza ha crecido en aquellas montañas caucásicas, que se extienden del Mar Negro al Mar Caspio, alejada de otras especies caninas y sin cruzarse con ellas, los perros que hoy existen son el resultado de una cuidada selección natural que solo ha mantenido con vida a los ejemplares más sanos y fuertes. De este modo, su aptitud para la guarda está fuera de toda discusión.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de al menos 65 centímetros y un peso que oscila entre los 45 y los 70 kilos, este perro es robusto y musculoso…

Seguir leyendo
Su cabeza es compacta y con la frente ancha. Sus ojos son marrones y su mirada denota inteligencia y demuestra su estado de alerta. Su hocico es corto. Sus orejas le cuelgan a ambos lados de la cabeza y son de inserción alta, no demasiado grandes.

Su cuerpo es algo más largo que alto. Su espalda es ancha y recta. Sus patas son fuertes y rectas, no viéndose excesivamente largas si se las compara con su tronco.

Color y pelaje

Este perro vigoroso resiste a la intemperie bajo condiciones climatológicas durísimas, lo que es posible, en parte, gracias a su pelaje. Su pelo es áspero y liso, pudiendo diferenciarse tres variedades en función de su largura: Pastor del Cáucaso de pelo largo, de pelo corto y de pelo intermedio.

Su capa de pelo suele ser de color gris en combinación con otros variados tonos, como son el pardo rojizo, el paja, el blanco y el atigrado. Esta capa de pelo es doble, siendo la interna una especie de lanilla de un tono más claro. El pelo de encima de la cabeza y de la parte anterior de las extremidades es más corto y está bien pegado al cuerpo.

 
 


Temperamento

Si tuviéramos que definir en pocas palabras al Pastor de las Montañas Caucásico podríamos decir que se trata de un perro obediente y fiel, así como independiente, tranquilo y cariñoso (esto último más bien cuando él quiere).

En cuanto a su perfil comportamental este animal es uno de los más potentes que existen para la defensa y guarda del ganado. Su actuación suele estar basada en la percepción que este grandullón tiene de las situaciones en las que se ve envuelto.

Estas características que en principio pueden resultar bastante atractivas, también sugieren que no debes esperar de este perro una obediencia absoluta, ya que cuenta con un carácter dominante y territorial que le lleva a querer dominar a todos los que con él interactúen.

Para entender un poco más el carácter de estos canes conviene saber que también han actuado como perros militares, defendiendo campamentos y fortalezas contra todo tipo de actividades hostiles en el transcurso de los conflictos bélicos. Es más, ha llegado a ser un “perro de guerra” cuya misión era la de lanzarse contra el enemigo.

Equilibrados, fuertes y seguros de sí mismos, estos canes son también tranquilos y poco ladradores, mostrándose totalmente alertas ante la irrupción de intrusos. Esta es una característica muy sobresaliente en él, al punto que un perro de esta raza adecuadamente jerarquizado y socializado llegará a mantenerse tranquilo pero alerta ante la presencia de extraños que sean bien acogidos por su dueño.

Prueba de ello es que el estándar oficial considera indeseable que un ejemplar de Perro Pastor Caucásico se muestre demasiado sociable con los extraños. Ahora bien, el temperamento reservado del que hace gala esta raza le va a permitir no protagonizar incidentes con las personas que no conoce, siempre que vea que su dueño las acoge de buen grado.

Otra cosa puede ser su actitud con aquellos desconocidos que lleguen cuando él se encuentra solo. El estándar de la raza lo describe como un perro “típicamente feroz” con los extraños, que no dudará en atacar si lo considera necesario. Quizás te imagines que esto puede ocurrir con un ladrón, disuadiéndolo en el momento pero, ¿qué te parecería que atacase al cartero? He ahí la importancia de su socialización.

Estos animales son muy vigilantes y tienen una alta capacidad de adaptación a diversos tipos de experiencias y de condiciones ambientales, si bien los climas calurosos no son aconsejables para ellos.

La persona que se plantee la adopción de uno de estos perros tiene que tener presente que estos canes no están hechos para un dueño novato, que carezca de experiencia previa en el cuidado y adiestramiento de perros.

Además, su propietario deberá tener la suficiente corpulencia física como para intentar controlar al animal en caso de que se vea desbordado por alguna situación y aflore en él cierta dosis de agresividad.

Recordemos que una adecuada y temprana socialización de un perro con este poderío es absolutamente obligatoria para que el animal pueda desenvolverse en su entorno. Una raza como la que traemos entre manos, que ha venido desempeñando funciones de guarda y protección de ganado y propiedades, ha de ser educada con mano firme, pero a la vez con cariño y paciencia, es decir, “con guante de seda” y por supuesto, jamás con violencia.

Sacarle a pasear al exterior, dejando que pueda inspeccionar con naturalidad cuanto le rodea, lo que incluye a personas y otros perros, ayudará enormemente a forjar el carácter equilibrado de este perro que, de lo contrario, llegaría a volverse tímido y huidizo, al no haber sido socializado.

Esta circunstancia ha de ser evitada a toda costa, pues un perro que no esté acostumbrado al contacto con otros congéneres y personas, podría sentir miedo cuando cualquiera de ellos se le acercara, reaccionando con violencia. No hace falta decir que, llegados a ese punto, su descomunal fuerza le haría convertirse en todo un peligro en potencia.

Por este motivo, si te animas a compartir tu vida con un Pastor Caucásico vas a tener que ayudarle a convertirse en ese animal sereno y equilibrado que define el estándar, el cual además es muy devoto de su dueño, al que adora, pese a que este animal no dé muestras constantes de cariño.

Su inteligencia y su independencia son las que le permiten, llegado el momento, tomar decisiones de manera autónoma. Por ejemplo ante la presencia de un atacante, evaluará la situación y después actuará en consecuencia.

Su carácter trabajador, noble, protector, territorial, valiente y fiel hará que jamás dude en cuidar y proteger a su familia humana, actuaciones por las que no vacilará en pagar cualquier precio, lo que está acorde con su altísimo nivel de lealtad.

Relación con otras mascotas

El afán dominante de este perro le hará enzarzarse en ocasiones con otros congéneres. El éxito de una posible convivencia radicará en una adecuada socialización desde cachorro.

Relación con los niños

El Perro de Montaña Cáucaso no se irrita con facilidad, por lo que es bastante tolerante con los niños, lo que no significa que sea un estupendo compañero de juegos para ellos, sino más bien que se dedica a protegerlos.

pastor-caucasico-cachorros-curiosidades

Cuidados básicos

Ni que decir tiene que el serio y duradero compromiso que supone la adopción de un perro implica mantenerlo en las mejores condiciones posibles, a fin de que lleve una vida plena y digna que le permita alcanzar y hasta superar su esperanza de vida, que en el caso del Perro de Montaña Cáucaso se cifra entre los 10 y los 11 años.

Muchas personas adoptan en función de una moda o capricho, cuando lo cierto es que debería ser un acto de amor y cariño hacia el animal. El llevar a casa un perro gigante debe ser el fruto de una decisión aún más meditada si cabe, pues su grandioso tamaño requiere un esfuerzo mayor en la familia adoptante.

Alimentación

Este perro corpulento y atlético precisa de una alimentación acorde a su tamaño. No es lo mismo alimentar a un perro pequeño que a uno de tanta envergadura, pues sus necesidades nutricionales son francamente distintas.

El promedio de vida de un perro grande es menor que el de un perro pequeño, por lo que su organismo tiende a deteriorarse antes, sufriendo las consecuencias que derivan de la edad, como puedan ser las enfermedades degenerativas a nivel de huesos y articulaciones.

Por esta razón, cuanto mayor sea la calidad de la dieta que dispenses a tu perro, mejor se desarrollará su existencia y, probablemente mayor número de años pueda vivir, a lo que hay que añadir que su aspecto será espléndido.

Así, desde el primer momento debes ser consciente de que que la alimentación de un can gigante va a suponer un notable desembolso económico, pues habrás de buscar un pienso seco de alta gama, cuyos sacos ingerirá a la velocidad del rayo.

Higiene

Evidentemente, tampoco es lo mismo acicalar a un perro de pelo largo para exposición que mantener en óptimas condiciones higiénicas a este perro boyero, que gusta de vivir mayoritariamente en el exterior de la casa. Puedes confiar en que con una rutina sencilla diaria tendrás a este animal limpio, de modo que sea más gratificante la convivencia con el resto de tu familia, cumpliendo así además con tu obligación respecto al can.

Higiene dental

No caigas en el error de tantos dueños que subestiman el poder de una buena limpieza bucal de sus perros, pensando que con solo bañarlos y cepillarlos tienen cubiertas todas sus necesidades a nivel de higiene.

Acostumbrarles a un buen cepillado de dientes desde cachorros es la mejor forma de evitarles multitud de enfermedades no solo de la boca, como la enfermedad periodontal, sino también dolencias que afectan a otros órganos indispensables para la vida, por extraño que pueda parecer.

Baño y secado

Bañar en casa a un perro de estas dimensiones supone una aventura que no todos los dueños están dispuestos a afrontar, por lo que muchos acuden a centros de belleza canina. Si te animas a hacerlo tú, habrás de armarte de paciencia para bañar a tu Mastín del Cáucaso cada 6-8 semanas o cuando verdaderamente notes que está sucio, comenzando a “oler a perro”.

En verano, siempre que las temperaturas más suaves te lo permitan, podrás valerte de una manguera y hacerlo en el mismo jardín, lo que facilita enormemente la labor. Más trabajosa supone esta tarea en invierno cuando tengas que hacerlo en la bañera del interior de tu casa, con agua templada, para terminar secándolo con tu secador eléctrico a una temperatura moderada para que no se queme.

Cepillado

El Pastor de las Montañas del Cáucaso suelta bastante pelo en todas las épocas del año, pero mucho más aún en primavera y otoño, pues entonces es cuando muda el pelo de invierno a verano, por lo que deberás cepillarle a diario mientras se encuentre en ese proceso.

El resto del tiempo, será suficiente con cepillar su manto un par de veces o tres por semana, con un cepillo adecuado para su tipo de pelo.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Todo el poder que manifiesta el Caucásico, líder en el ranking de mandíbulas, quedaría en nada si sufriese el ataque de microorganismos como virus y bacterias, enfermando, por lo que deberás cumplir con rigurosidad su calendario de vacunaciones para evitarlo.

Los parásitos tampoco son buenos compañeros para estos animales. Colócale a tu canino amigo una pipeta o collar antiparasitario para mantenerlos lejos de él.

pastor-caucasico-higiene-salud-adiestamiento

Enfermedades más comunes

Estos perros rústicos, por lo general, gozan de una excelente salud, lo cual no significa que estén exentos de ciertas complicaciones comunes en los perros de razas gigantes, como pueden ser la displasia de cadera y de codo, a las que hay que sumar la temida torsión gástrica.

Un chequeo médico a fondo al año es fundamental en cualquier raza de perro, pues descuidar la salud de tu noble amigo equivaldría a abandonarle a su suerte en caso de que sufriese un problema en su organismo que, de haberse detectado a tiempo, podría haber tenido menos consecuencias o incluso haberle evitado un fatal desenlace en determinados casos.

Adiestramiento

De pequeño, el Perro Cáucaso Ruso es una deliciosa bola de pelo de torpes andares. Su aspecto despierta ternura en la gente, que además lo considera muy gracioso. Si te has decidido a adoptar uno de ellos, no te dejes guiar únicamente por su encantador aspecto de entonces, ya que este pequeño se va a convertir en un peludo fortachón que poco a poco dejará de tener nada que ver con un perro de interior.

Sus necesidades de espacio son obvias, siendo “menos civilizado” que otros perros gigantes como el San Bernardo, que hace bastante tiempo que se reconvirtieron. Obviamente, si vives en un pequeño piso, este perro no está hecho para ti. Lo ideal para él es un ambiente rural en el que pueda disfrutar de un amplio jardín o terreno vallado adosado a la casa de su familia humana.

Como particularidad de este can queremos indicar que con su grupo familiar no pretende imponer tanto su jerarquía, y suele hacer caso de las indicaciones dadas por cualquier miembro de la familia, no teniendo que ser necesariamente su dueño.

No pierdas de vista que este animal va a necesitar canalizar su energía acumulada, que debido a sus dimensiones es mucha, mediante la realización de ejercicio diario. Es importante que siempre que le saques a pasear lo hagas con correa y prestes atención por la posibilidad de que inicie algún altercado con algún perro.

Otro aspecto sobre el que debes reflexionar a la hora de llevar este perro gigante a casa es el considerable desembolso económico que va a suponerte, pues solo en comida tendrás que pagar muchos euros al mes, a lo que habrás de sumar otros muchos gastos de su vida diaria.

Este perro necesita paciencia y cariño a la hora de ser adiestrado, por lo que nada mejor que acudir al refuerzo positivo para lograr los resultados deseados con tu querido amigo canino.

El Ovcharka necesita admirar a su propietario para poder respetarlo, por lo que deberás demostrarle desde el principio que tú y no él, eres el líder alfa de la manada y quien establece las normas.

Imagina los problemas que te traería que este gran animal llegara a considerar que tu personalidad es débil y que, por tanto, él será quien tome el mando en vuestra relación. Todo un conflicto de intereses que te sería difícil reconducir. Evítalo no mostrándole ni un ápice de inseguridad.

El refuerzo positivo es un formidable método para solucionar los problemas derivados de la educación de las mascotas, como herramienta que contribuye a su aprendizaje, si bien has de pensar que el adiestramiento de un can ha de extender más allá de su etapa de juventud, llegando a reforzar convenientemente su comportamiento en la etapa adulta.

Refuerza positivamente a tu Pastor Caucásico y establece para él un sistema de recompensas que vaya más allá de los suculentos aperitivos, incluyendo el cariño y las alabanzas como forma de celebración de las conductas que de él esperas.


DMCA.com Protection Status