Boyero de Berna: Curiosidades, Higiene, Salud, Adiestramiento y todo sobre este perro

Boyero de Berna: Curiosidades, Higiene, Salud, Adiestramiento y todo sobre este perro
4.5 (90%) 8 votes




 
El Boyero de Berna, que también se conoce como Bouvier Bernois, Bernese Mountain, Bernés de la montaña o simplemente Bernés, no es una raza canina demasiado popular. En ocasiones, este perro es confundido con el San Bernardo, pese a haber significativas diferencias en el físico de uno y otro.

Un precioso perro tricolor, con gran disposición para el trabajo, que forma parte de los calificados como “gigantes” y que necesita mantenerse siempre activo, a lo que hay que sumar que presenta la ventaja adicional de tener un fácil mantenimiento, proporcionándote múltiples satisfacciones si es el tipo de perro que andas buscando.

boyero-berna-raza-cuidados

Todo lo que deberías saber sobre el Boyero de Berna

El Bouvier Bernois es por lo general muy afectuoso con su familia humana y entre sus muchas virtudes podemos señalar su extraordinaria nobleza y su obediencia, destacando en este último aspecto las hembras, como suele ser habitual.

Si te decides a adoptar un can de esta raza, tendrás tanto un magnífico compañero como un perro de guardia que no te defraudará, al no vacilar a la hora de alertar ante la presencia de extraños, intimándolos con su gran tamaño.

Origen

Los orígenes de esta bella raza se remontan a Suiza, más concretamente al Cantón de Berna, situado en la región de Schwarzenburg, de ahí su nombre. Lo común es ver sus ejemplares tanto en los Alpes Suizos, como en las granjas, campos y ciudades de la zona.

La ciudad de Berna conoció un auge económico que fue el responsable de que este perro, el más conocido de las cuatro razas existentes de boyeros suizos, y que tendría su ancestro más remoto en el moloso del Tibet, tuviera que proteger a muchos de sus ciudadanos frente a la codicia de los ladrones.

A sus habitantes les es muy familiar la estampa de uno de estos fabulosos canes tirando de pequeños trineos, como reminiscencia de aquella época en la que tiraban de los carros de sus propietarios cuando se disponían a salir a vender leche, o vigilando con la máxima diligencia granjas y casas de enormes dimensiones.

No en vano, el primer trabajo que se le conoce es el de pastor de ganado, cuidando animales de gran tamaño. Como guardián de fincas también era muy apreciado. Tendría que pasar todavía un tiempo para que sus inusuales cualidades le hicieran candidato idóneo al adiestramiento como perro de salvamento.

A día de hoy es un maravilloso perro de búsqueda y rescate, perro policía, perro de terapia para personas de todas las edades, y, como no podría ser de otra manera, perro de compañía, gracias a su innegable inteligencia y talento para las mencionadas labores.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de 64 a 70 centímetros, y un peso que ronda entre los 45 y los 55 kilos, es un perro poderoso que no llega a ser pesado…

Seguir leyendo
Su cuerpo es largo, armonioso y está bien proporcionado. Sus patas tienen una longitud mediana.

Su cabeza es maciza y grande, por encima de la del promedio de razas, incluso algo más de lo que correspondería a este animal si la relacionamos con su cuerpo. Sus ojos son oscuros y con una mirada vivaz. Su stop es evidente pero no demasiado marcado. Su trufa es de color negro. Su hocico es alargado y fuerte, con una estructura que le proporciona un agudo olfato. Su mandíbula es potente y cuenta con una mordida en forma de tijera.

Sus orejas, de inserción alta, son triangulares y el paso de los años ha permitido que se redondearan en su parte interna, a fin de poder escuchar bajas frecuencias. Su cuello es musculoso y fuerte. Su espalda es recta. Su pecho es profundo y largo. Su vientre se levanta ligeramente. Su cola es larga y está cubierta de pelo. Cuando el animal descansa, le cuelga y cuando entra en acción se le coloca a la misma altura de la espalda o por encima de ella. Su andar es majestuoso.

Color y pelaje

Su pelo es suave y abundante, ligeramente ondulado y cuenta con la peculiaridad de que solo lo encontraremos en una variedad cromática, esto es , con pelo blanco en la parte inferior de las patas y en la barriga, mientras que el resto del cuerpo es negro y con ciertas zonas en marrón claro. Gracias a su pelaje este perro ha venido soportando tradicionalmente las bajas temperaturas.

boyero-berna-higiene-alimentacion

 
 


Temperamento

Dócil, inteligente y sociable, este can es también muy cariñoso, seguro de sí mismo y no duda en demostrar su valentía en defensa de los suyos y de su hogar. Como buen perro pastor, se muestra reservado con los desconocidos, vigilándolos con atención por si detecta en ellos cualquier signo de agresividad. Por lo demás, en él están presentes las habilidades de guarda.

En el cuidado de su familia, este tranquilo y amable can pone todo su celo. Ahora bien, él es un cuidador discreto, al que no le gusta hacerse notar y que no alardea de ninguna ferocidad. Muy apegado a su dueño, su incondicionalidad está fuera de toda discusión, por lo que, en el caso de que tuviera que amoldarse a una familia nueva, no le sería sencillo adaptarse a otro dueño.

Si estás pensando en adoptar a un ejemplar de Bernés, has de partir de la base de si tu hogar cumple las condiciones para albergar a un animal de semejante tamaño. Si vives en un reducido apartamento, difícilmente va a poder adaptarse, lo que redundará en su infelicidad y, finalmente, también en la tuya.

El que nos ocupa es un animal rústico, cuyo hábitat natural es la montaña y que, por tanto, necesitará como mínimo una casa con un buen jardín en el que poder correr a sus anchas para que no se sienta encerrado.

Lo robusto de este animal, le permitirá incluso vivir en dicho jardín, siempre que veas que no le afecta negativamente. Deberás eso sí, instalarle en él una caseta en la que poder refugiarse en caso de frío o mal tiempo, si tales inclemencias meteorológicas le sorprenden estando solo, sin la posibilidad de que le ofrezcas cobijo en casa.

Ahora bien, el hecho de que pueda pasar la mayor parte del tiempo en el exterior de la casa, así como el que su carácter sea moderadamente independiente, no implica que no hayas de dedicarle tiempo, así como sesiones de juego frecuentes.

Recuerda que este animal es muy devoto con su dueño, por lo que en el caso de que no tengas ratos para dedicarle o llegues a casa y estés demasiado cansado para prestarle atención, podría llegar a sufrir al punto de generar un estrés en él que termine desembocando en problemas de comportamiento.

El Boyero de Berna es un perro muy activo de pequeño, que con el tiempo se va volviendo más pacífico, si bien sigue conservando intacta la necesidad de canalizar su energía, por lo que también deberás reflexionar sobre sus necesidades de ejercicio diario. Como mínimo, este can va a precisar que le saques a pasear tres veces al día, a lo que deberás sumar los juegos y actividades que desarrolle en el jardín de casa.

Ni que decir tiene que si te ves abocado a convivir, aunque sea transitoriamente, con uno de estos canes en un piso o apartamento, deberás procurarle todas las salidas al exterior que puedas, que además habrán de estar presididas por los juegos y porque pueda cumplir con sus ansias de exploración.

Toda salida a la calle deberá aprovecharse para lograr la temprana socialización del animal, por lo que, tan pronto como su calendario de vacunaciones te lo permita, deberás comenzar a sacar a tu Bernés de la montaña a la calle, permitiendo su interactuación con personas y perros, de modo que se convierta en el animal extrovertido que deseas y no pase a ser un can tímido que se muestre receloso con cuando perciba a su alrededor.

Relación con las mascotas

Las personas a las que les gusta convivir con varios animales a la vez podrán comprobar que este can, muy querido por todos, es también un excelente compañero para otras mascotas, en especial para los perros, cuanto más grandes mejor, de manera que sus juegos estén equilibrados.

Relación con los niños

Las familias con niños que adoptan un Boyero de Berna se sienten encantadas, al comportarse de un modo alegre y juguetón, manteniendo una actitud vigilante. Con los pequeños derrocha paciencia y, a pesar de su tamaño, sabe controlar su fuerza.

Ahora bien, en ningún caso debe esta circunstancia ser confundida por los niños y pensar que pueden faltarle al respeto al animal, pasando por alto sus necesidades y llevando a cabo travesuras más allá de lo tolerable. En las manos de los padres está que el can sea respetado por sus hijos, ya que este amor de perro, como cualquier otro, merece ser tratado con dignidad.

Cuidados básicos

El Bernés de montaña no se asemeja en nada a un perrito faldero que necesite cuidados muy específicos tales como el acicalamiento. Este can está acostumbrado a “ingeniárselas solo” y es un animal resistente que lo sí que va a demandar es tu afecto y compañía, así como espacio para vivir, cuestión que ya hemos abordado.

Adoptar una mascota es una decisión que implica un largo y serio compromiso, que se corresponde con toda la vida de la misma, que en el caso del Boyero de Berna suele ser de entre 7 y 10 años, aunque un ejemplar bien cuidado tiene más garantías de sobrepasar esa edad.

Alimentación

El Bouvier necesita un pienso seco de alta calidad que cubra las necesidades nutricionales de un perro gigante y activo, que precisa para su bienestar y para su buen tono físico un alimento completo, cuya gama permita ir adaptándose a cada una de sus etapas.

Si adoptas un Bernés cachorro, probablemente ya sepas que la alimentación que reciba los primeros 18 meses de su vida va a resultar determinante para su posterior desarrollo, si bien has de tener claro que deberás supervisar su correcta alimentación en todas las etapas de la vida.

Es importante que recuerdes que las articulaciones de los perros gigantes sufren bastante más que la de los canes de otros tamaños, por lo que es fundamental que reciba un refuerzo a nivel alimenticio, que se traduzca en una correcta y equilibrada dieta, desde el comienzo de su vida y hasta que envejezca.

Además una alimentación acorde con su tamaño contará con elementos dermoprotectores así como con otros elementos que fomenten su crecimiento, sus rasgos y la belleza natural de su increíble pelaje.

Higiene

Una de las obligaciones que contrae un dueño en el momento de incorporar a su núcleo familiar una mascota es la de mantenerla en óptimas condiciones de higiene. Un derecho del animal que el resto de la familia agradecerá, pues la convivencia con mascotas precisa de una rutina de limpieza que impida molestias del tipo de mal olor o parásitos en el hogar.

Si quieres ver a tu Bernés alegre y vital, tenlo siempre limpio y no olvides que hay productos específicos, como limpiadores oculares y de oídos que se hacen imprescindibles a la hora de mantener en perfecto estado tan delicadas zonas, ahorrándole no pocas enfermedades.

Di adiós a las molestas legañas, humedeciendo gasas con suero fisiológico y tan antiestético problema desaparecerá con total facilidad. En cuanto a las orejas, consulta sobre los productos limpiadores que el mercado pone a tu disposición para ayudar a eliminar la cera que se forma en las paredes de sus conductos auditivos.

Una rutina de higiene completa del perro va a incluir también los baños y cepillados, además de la conveniente higiene bucal, por lo que lo mejor será que incorpores tal rutina de aseo del animal a la del resto de la familia.

Higiene dental

Algunos dueños se sorprenden cuando el veterinario les advierte por primera vez de lo importante que resulta mantener limpia la boca de sus canes. Con ello no solo vas a lograr librarte del incómodo mal aliento sino que estarás evitando posibles futuras patologías e infecciones en su boca, que a menudo incluyen inflamación de encías, dificultades a la hora de alimentarse o graves enfermedades asociadas con el hígado, el riñón o el corazón.

Nadie ha dicho que a todos los perros les guste cepillarse los dientes, es más la mayoría de ellos lo detestan, pero tal hábito resulta esencial para mantener la superficie de sus piezas dentales libres de sarro, ya que esta sustancia es el principal indicativo de que la higiene de su boca resulta insuficiente.

Habitúa a tu perro desde cachorro al cepillado dental, que realizarás un par de veces por semana, y ayúdate para ello de los productos para la higiene dental canina que encontrarás en establecimientos especializados, cuyos sabores están meticulosamente estudiados con el objetivo de que sean del gusto de tu gran amigo canino.

Baño y secado

Jabón y agua van a completar la higiene de la piel y del pelo de tu perro. Puedes bañar a tu Boyero de Berna cada 6-8 semanas e incluso con menos frecuencia si no lo notas demasiado sucio. Piensa que bañar a un perro gigante puede convertirse en toda una aventura, por lo que muchos propietarios terminan optando por llevar a sus grandes mascotas a los centros estéticos caninos donde cuentan con más medios para dejarlos sensacionalmente limpios.

Si te animas a realizar esta tarea en casa, no olvides seleccionar, de entre la amplia variedad de champús que puedes adquirir, el que más se ajuste a la piel y al pelo de tu Bernés.

El agua de la bañera deberá estar templada y habrás de evitar que los productos que utilices para su higiene contacten directamente con sus ojos. Igualmente tendrás que vigilar que el agua no penetre en sus oídos, para lo que podrás aliarte con unos buenos tapones de algodón que introducirás en sus orejas.

El secado de los perros de este tamaño constituirá una “prueba de fuego” para tu paciencia, por lo que no debe faltarte un buen secador de pelo que utilizarás a temperatura moderada.

Cepillado

El cepillado de tu Bouvier Bernois es obligado para mantenerlo en unas condiciones aceptables de limpieza. Cada vez que pasea por el parque, que juega, o simplemente que está expuesto a los agentes contaminantes que forman parte del aire de las ciudades, su manto se ensucia, por lo que es vital que le des un cepillado diario que deje su pelaje resplandeciente.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tu mascota es cumplir rigurosamente con su calendario de vacunaciones así como colocarle las pipetas o collares antiparasitarios que mantengan libre a su organismo de parásitos, tanto internos como externos, no comprometiendo en ningún momento su salud.

boyero-berna-adiestramiento-higiene

Enfermedades más comunes

El Boyero de Berna es un perro que, afortunadamente, suele gozar de muy buena salud, no existiendo patologías que se asocien a la raza. Dicho esto, algunos ejemplares se ven afectados por ciertas dolencias como pueda ser la displasia de cadera, muy típica de los perros grandes, y que suele afectar a los perros de esta raza en la última etapa de su vida.

Junto a ello, deberás procurar también conocer la sintomatología de otras dolencias que pueden causar estragos en su salud y cuya detección precoz será fundamental para que su calidad de vida no disminuya. En este sentido, no pierdas de vista la displasia de codo, la torsión gástrica, la ostrocondritis disecante y la atrofia progresiva de retina.

No olvides que, al menor signo de que algo no va bien en el estado físico de tu fiel amigo, deberás acudir a la consulta del veterinario con el fin de que verifique si hay razones para alarmarse. De todos modos, y aunque nada haga temer que tu can esté enfermo, no debes dejar de visitar con él a este profesional cada 6 meses para que lo chequee.

Adiestramiento

Educar un Bernese Mountain Dog no es demasiado difícil, dado su temperamento sereno y gentil, que le hará confiar en ti, siempre que seas el líder que un animal de esta envergadura y características necesita.

Quizás no sepas que los perros conciben su vida en manada, de manera que cuando pasan a formar parte de una familia humana asimilan este núcleo familiar a su primitiva manada. En este entorno, se hace preciso un líder alfa (el dueño) que se muestre seguro de sí mismo, sea coherente con las órdenes que dé y haga alarde de una actitud inquebrantable que le convierta en merecedor de la confianza y de la admiración de su amigo canino.

Los perros encuentran seguridad en la jerarquía inherente a la pertenencia a una familia en la que su dueño es el mencionado líder alfa y por tanto se encuentra en el escalón superior, el resto de la familia está en el espacio intermedio y la mascota se halla en la parte inferior.

Solo sabiendo cuál es su lugar, lo que le está permitido y lo que no y recibiendo órdenes claras que no le provoquen ningún tipo de confusión, podrás lograr tener un perro con una conducta predecible y confiable con el que todos los miembros de la familia se encuentren a gusto y protegidos.

Utiliza el refuerzo positivo como técnica de adiestramiento, premiando a tu Bernés siempre que actúe como tú deseas, actitud que se ve perfectamente complementada con un sistema de recompensas en el que no falten los snacks (con moderación y sin que supongan un aporte calórico excesivo), los mimos y los halagos.

Ten presente que el Boyero de Berna será feliz siempre que apruebes su comportamiento y se lo hagas saber, pues este animal vive para complacer a su dueño, por lo que se mostrará muy obediente. Aprovecha este rasgo de su comportamiento para educar adecuadamente a un animal que lo requiere, pues este can tiene un gran tamaño y, caso de no poder manejarlo, podría llegar a descontrolarse con el consiguiente peligro que ello supondría para todos los que le rodean.


DMCA.com Protection Status