Bóxer: todo sobre la alimentación, higiene y salud de esta raza

El bóxer alemán (Deutscher boxer), que también se conoce como bóxer a secas, es un espléndido animal del que algunos dicen que tiene cara de pocos amigos, cuando la realidad es que es un perro de lo más amistoso.

Si hay un adjetivo para definir a esta raza canina, ese es el de inofensiva. Nada agresivo, el bóxer se caracteriza por su amabilidad. Siempre activo, estará dispuesto a jugar sin límites cada vez que se lo propongas. Una de las claves de que este perro cuente cada día con más seguidores es que en él se combinan un cuerpo atlético y una mente equilibrada.

boxer-perros-cuidados-tipos-caracter

Todo lo que deberías saber sobre el Bóxer

Inteligentes, juguetones y pacientes, los perros bóxer no muerden. La socialización y el adiestramiento tempranos son esenciales para que no se vuelvan dominantes, agresivos o inseguros.

Esta raza requiere también de ejercicio habitual para que no desarrolle problemas de comportamiento. En cuanto al adiestramiento, con él conseguirás encauzar su nada desdeñable energía.

Origen

Encontramos el antecesor del poderoso bóxer en la raza brabant bullenbeisser (mordedores de toros), cuyos ejemplares, por aquel entonces, eran entrenados por cazadores que los utilizaban en sus labores. En concreto, este perro debía atrapar y sujetar la presa (jabalíes, ciervos), que con anterioridad habían intimidado otros perros, mientras el cazador llegaba hasta el lugar.

En aras de poder realizar continuamente este trabajo, el perro en cuestión debía contar con una dominante musculatura así como con un amplio hocico que le permitiera morder con la suficiente resistencia para sostener la presa. Los que mejor realizaban esta faena eran aquellos aptos para ir de montería.

El bóxer como tal se crea a finales del siglo XIX, dejando atrás aquellas actividades en las que los molosos participaban también en la caza del toro salvaje y del oso. Posteriormente fueron perros de combate. En este sentido, destacó su labor tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial.

Durante ambas contiendas bélicas, sus principales cometidos para ayudar al ejército alemán se centraban en el envío de mensajes, el transporte de cables de comunicación e incluso la recogida de cuerpos de soldados heridos en el fragor de la batalla. A día de hoy, se le sigue escogiendo como perro policía del K-9 en distintos países.

Los humildes comienzos del bóxer en Alemania como “perro mestizo” para cazar jabalíes dieron paso a la enorme popularidad que fue alcanzando después, hasta conseguir la fama de la que hoy goza en todos los puntos del planeta, lo que incluye a los Estados Unidos.

Los criadores americanos han sido decisivos para la difusión de la raza en gran cantidad de países, enviando muchas importaciones con las que crear nuevas líneas y poder fijar las del definitivo bóxer de exposición.

Afortunadamente, el cambio de hábitos que ha propiciado el paso del tiempo, ha dado lugar a que hoy se utilice a los ejemplares de esta raza como perros de compañía y perros de defensa.

boxer-salud-higiene-alimentacion

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de 57 a 63 centímetros y un peso que oscila entre los 25 y los 30 kilos, el bóxer es un perro fuerte, atlético y ágil, cuya estructura es cuadrada y su tamaño, mediano. Destaca por sus reflejos y desplazamientos, sin duda muy veloces.

Su cabeza es fuerte y su mandíbula grande. Su hocico cuenta con una máscara negra muy característica de la raza. Sus orejas son caídas y planas, por lo que tradicionalmente eran cortadas por los criadores para que aparecieran más largas y situadas en alto. Por suerte, a día de hoy esta cruel práctica está prohibida en numerosos países. Sus ojos son castaño oscuro. Su cuello es fuerte como todo él, musculoso, gordo y redondo. Su pecho es amplio. Sus cuartos traseros son también musculosos.

Su figura en general es delgada y liviana, pues el bóxer no ha de parecer ni tosco ni regordete. Su musculatura llama la atención, junto a su fuerza y energía, que no son comparables a las de otras razas.

Colores y pelaje

La cuestión del color en el bóxer es bastante simple, ya que el American Kennel Club enumera dos colores, que son el leonado y el atigrado. En cuanto a las marcas blancas son muy habituales, pudiendo cubrir desde un tercio de su cuerpo hasta la totalidad del mismo.

En ningún caso los llamados “bóxers blancos” son albinos. A nivel genético estos perros son de color leonado o atigrado, pero cuentan con excesivas manchas blancas recubriendo el color base de su manto. De la misma forma que sucede con los humanos, un bóxer de color claro tiene una tendencia mayor a padecer cáncer de piel y quemaduras por sol que sus hermanos de color.

Se estima que en torno a un 20% de los bóxers son de color blanco. En cuanto a su participación en exposiciones, quedan inhabilitados todos aquellos que tengan más de un tercio de sus cuerpos cubiertos por este color blanco. Además, también se prohíbe su reproducción. Sin embargo, pueden participar en pruebas de Agility, obediencia, rallys y agrupar en manada, entre otras actividades.

Todo bóxer de pura raza tiene el hocico negro, si bien este puede estar cubierto por manchas blancas en su totalidad o solo en parte.

El leonado. Estos perros son de color entero, pudiendo ir desde un ligero bronceado a un oscuro rojizo. De los que lucen un leonado más oscuro suele decirse que su color es rojo o caoba, al punto que en ciertos países se alude directamente al rojo para describir su color.

El atigrado. Estos perros tienen bandas negras en la capa de color cervatillo. Algunos individuos de esta raza tienen las rayas negras tan anchas que parecen tener rayas de color cervatillo sobre su capa negra. Por esta razón, el American Kennel Club los define como “atigrados a la inversa”.

Quizás haya llamado tu atención ver por la calle de tu ciudad pasar un bóxer negro. Esta modalidad, considerada “rara” y en la que muchos criadores están viendo un auténtico filón, es el resultado del cruce de un bóxer con otra raza.

El pelo del bóxer es corto y lustroso, no siendo frecuente que esta raza presente problemas relacionados con su pelaje. Ahora bien, debes tener en cuenta que pierde pelo.

Temperamento

Dulce, intrépido, enérgico y al mismo tiempo calmado. Así puede definirse al inteligente bóxer, un perro que adora a sus dueños y que sobresale por ser muy sociable. Quienes no lo conocen apenas pueden sospechar que tras su rictus serio se esconde un leal compañero de espíritu chistoso.

Equilibrado como pocos, la incondicionalidad a su dueño es una constante en su vida. Un perro tranquilo y confiado en su entorno que sin embargo, como el protector que ha sido durante años, se muestra cauteloso con los extraños. Mientras estés jugando con él no parará de curiosear y es el momento que suele elegir para hacer gala de sus más graciosas dotes.

Servicial y dócil, es fácil de entrenar porque está dispuesto siempre al aprendizaje. Es un perro muy limpio, lo que no es algo muy común entre los canes. De mayor sigue presentando el mismo carácter alegre y simpático que le acompaña desde cachorro.

Su bullicioso temperamento hace que a veces le cueste quedarse quieto. Le encantan la diversión, los saltos, los juegos y sentir que sus dueños se ocupan de él. Hay que admitir que en la actualidad, el bóxer ha superado la mentalidad primitiva con la que se asocia a su antiguo cometido como “perro carnicero” y es un animal inteligente, pacífico y lleno de recursos.

De hecho, el bóxer se caracteriza por una serie de cualidades entrañables. Es un perro dulce y con muy buen humor, un auténtico perro orientado hacia la familia, que se adapta a todas las situaciones. No en vano, entre todos los perros de trabajo es conocido por su dulzura.

El bóxer va a enfocar toda su existencia hacia su familia de adopción, de la que será cien por cien protector. La visión que de él se tiene es la de un perro de compañía elegante y un excelente guardián. Con una silueta única que no comparte con ninguna otra raza, es el más orgulloso posando en el ring central de una exposición canina o en medio de tu cocina, pues es un animal que impresiona de por sí.

En el seno de una familia el bóxer va a sentirse plenamente feliz y va a medrar como en ningún otro ámbito. No tardará en mostrar su obediencia a cualquier miembro del núcleo familiar y, en concreto, un gran respeto hacia las personas mayores. Desde el principio, un bóxer sabe reconocer y apreciar a los que se convertirán en los suyos.

Ten por seguro que el que traemos entre manos no es un perro del estilo del beagle que, a priori, apenas va a hacer distinciones entre las personas. Cuando el bóxer ladra a alguien, está indicando a su dueño que algo no va bien. Estos perros son eminentemente instintivos. También son territoriales y van a alertarte rápidamente de la presencia de intrusos.

Un buen ejemplar de bóxer es besucón por naturaleza. Sí, sí, como suena. Si tienes o has tenido uno sabrás de lo que te hablamos. Un bóxer puede recibir a un desconocido con ladridos y más tarde “comérselo a besos”, si no advierte ningún motivo para desconfiar.

El vínculo afectivo que crea el bóxer con su dueño es muy especial, no queriéndose separar jamás de él y procurando que no se enfade. En cuanto al resto de las personas, una correcta relación con ellos pasa por una socialización desde cachorro.

Otra de las particularidades de esta raza que quizás no conozcas es que es un extraordinario perro de terapia, presentando gran cantidad de beneficios reales entre los que destacan la empatía, la espontaneidad, la desinhibición, el contacto físico, la relación con el medio o la mejora del estrés.

Relación con otras mascotas

En lo relativo a la relación con otros perros, puede que tienda a ser dominante, principalmente con el resto de machos, aunque lo habitual es que tenga un comportamiento estupendo con todo tipo de mascotas y que tienda a interactuar con ellas, buscando juego.

Relación con los niños

La relación del bóxer y los niños suele ser sencillamente fantástica, ya que de todos es conocida la paciencia y el afecto que este perro desarrolla hacia los más pequeños de la casa, lo que le ha hecho estar en la lista de las 10 mejores razas para los niños.

El que se haya ganado el apelativo de “perro nana” no es una casualidad. Su instinto natural le hace cuidar de los niños como nadie, protagonizando mil anécdotas en las vidas de los chiquitines. Todo el que ha crecido con un bóxer sabe bien lo que es contar con su expresiva y tierna mirada, siempre atenta a sus pasos para brindarle todo su cariño y protección.

Cuidados básicos

Adoptar un perro no es una decisión que deba obedecer a un capricho pasajero, sino que ha de ser bien meditada, pues entraña una serie de obligaciones respecto al mismo, que incluyen los cuidados básicos que le hagan vivir el mayor número de años posible en las mejores condiciones.

Alimentación

Estos perros atléticos, activos y enérgicos deben ser alimentados saludablemente. A partir de los 6 meses su alimentación debe cambiar y será el momento de buscar un pienso seco de calidad que contenga un 40% de carne, un 50% de verduras y un 10% de carbohidratos. Insistimos en que ha de ser seco para contribuir a la correcta formación de su dentadura.

Debes tener en cuenta que la nutrición es un factor fundamental que incidirá tanto en la salud como en el aspecto de tu bóxer. De ella dependerá en gran medida que alcance la longevidad media establecida para esta raza, que se sitúa entre los 10 y los 12 años.

Higiene

Al bóxer le gusta estar limpio, esta es la realidad, y por ello no va a dudar en mantenerse aseado y arreglarse igual que lo hacen los gatos. De todas formas, sus dueños habrán de contribuir a su limpieza, complementándola en todos los ámbitos, para que no surja ningún tipo de inconveniente por falta de higiene en la convivencia.

Higiene dental

La higiene bucodental de tu perro es un aspecto fundamental a la hora de contribuir a que goce de una buena calidad de vida, pues gran cantidad de enfermedades se asocian a un mantenimiento incorrecto de la boca.

Todos los dueños tienen que acostumbrar a sus perros al cepillado dental desde cachorros, un hábito que normalmente no les agrada, pero al que terminan cediendo a base de costumbre. Pese a que lo hagas así, lo normal es que en sus dentaduras termine apareciendo el temido sarro. Cuando esto ocurra, deberás llevarlo a la consulta veterinaria para que lo combatan.

Piensa que el depósito de sarro sobre la superficie dental es una de las principales casusas de enfermedades bucales, como por ejemplo la enfermedad periodental que, si no es frenada a tiempo, puede conllevar pérdida de la pieza dental y hasta problemas mandibulares graves.

Ayudarás también a la limpieza de su dentadura gracias a las galletas y huesos que se comercializan a estos efectos, con los que podrás establecer un sistema de recompensas que, eso sí, no debe suponer una ingesta calórica excesiva.

Baño y secado

Esta raza no necesita muchos cuidados a nivel estético, pero sí un mínimo de arreglo en atención a su pelaje, que es corto pero también doble. Antes de meterlo en el baño, extrae todo el subpelo con una manopla de goma.

Báñalo una vez al mes o cada dos meses con agua templada y con un champú específico para perros con pelo corto, cuya composición sea natural e inocua para su piel. Un truco casero es el de añadir vinagre de manzana a su champú, lo que prolonga el brillo y hace que a largo plazo tu bóxer siga oliendo mejor.

Al sacarlo, empieza usando toallas secas por todo su cuerpo, para terminar utilizando secador eléctrico a temperatura moderada y a una cierta distancia para no quemarlo. El resultado debe ser un pelaje corto, suave y brillante.

Ten especial precaución con las orejas del bóxer, que suelen acumular mucho polvo y suciedad. Procede a su limpieza con un producto específico y, si notas que han de ser más profundas, acude al veterinario.

boxer-cuidados-consejos-higiene

Cepillado

Lógicamente, el bóxer también ha de ser cepillado regularmente, sobre todos en otoño y primavera cuando realiza la muda del pelo. El resto del tiempo bastará con que lo cepilles una o dos veces por semana. Su pelaje se verá más bonito y limpio, a salvo de polvo y suciedad y, aparte, podéis aprovechar estos ratitos de acicalamiento para establecer una relación más estrecha entre vosotros.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

La administración de vacunas es obligatoria para la toma de medidas preventivas en cachorros y adultos, que de otro modo quedarían expuestos a ciertas enfermedades infecciosas. Constituye una manera muy sencilla de estimular su sistema inmunitario frente a las invasiones por virus o bacterias.

Los parásitos del tipo de las garrapatas y pulgas son también fuente de enfermedades para las razas caninas, por lo que aparte de con el cepillado, puedes luchar contra ellas colocándole a tu mascota las pipetas o collares antiparasitarios que el veterinario te indique.

Enfermedades más comunes

Los problemas de salud más habituales en esta raza son el hecho de que son propensos a padecer cáncer, enfermedades del corazón, displasia de cadera, hipotiroidismo, epilepsia y mielopatía degenerativa. También pueden encontrarse en ella ciertas condiciones como la torsión gástrica y dilatación gástrica junto con las alergias, si bien estas últimas pueden tener relación con su dieta.

Adiestramiento

Muchos de sus seguidores sostienen la teoría de que el bóxer es una raza que uno va a tener de por vida. Muchos de ellos disfrutaron del placer de crecer junto a uno de estos perros o fueron marcados profundamente por alguno que hubiera en su entorno.

El bóxer es una raza adiestrable que va a requerir un propietario con dedicación que sepa ponerse en el lugar de su leal amigo. Esta raza es de aquellas que cuando ha de ejecutar una orden, se para a preguntarse “¿por qué?”, más aún si se trata de ejecutarla varias veces simultáneamente.

Hoy en día sus ejemplares muestran una mentalidad moderna, lo que hace que necesiten algunos “empujones” antes de acatar una orden a la primera. La solución está en ser pacientes, pues basta con mirar a nuestro alrededor para ver bóxers que tienen títulos de obediencia e incluso aquellos que son perros de servicios, como los perros policía y perros militares, que hablan a la perfección de la adiestrabilidad de este perro.

Este activo perro ha de ser adiestrado desde su edad más temprana, dada su gran actividad. La socialización es un proceso gradual en que el cachorro comenzará a ser integrado en las actividades y en la vida cotidiana de aquellos con los que va a compartir su vida.

Sácalo a pasear y deja que interactúe con otros perros tranquilos, con las personas que se muestren receptivas a ello y con los niños que tengan buen talante. Todo lo que tu cachorro absorba a esa tierna edad le va a servir para su vida futura. Evítale situaciones en las que pueda pasar miedo o se sienta mal.

Fija con toda la familia las normas que deberá cumplir la recién llegada mascota, intentando que se respeten en todo momento. Utiliza siempre con el bóxer las técnicas de refuerzo positivo y los buenos resultados no tardarán en llegar.

Esta encantadora raza que de por sí impone respeto por su musculatura y complexión atlética, no está hecha para pasar todo el día en el interior de una casa pequeña, ya que sus ejemplares precisan espacio para correr y jugar en libertad.

Puedes estar seguro de que el bóxer va a ser tu compañero ideal si lo que quieres es un amigo con el que compartir aventuras extremas.

Bóxer: todo sobre la alimentación, higiene y salud de esta raza
4.2 (84%) 5 votes