Cavalier King Charles Spaniel: Todos los Cuidados, Alimentación e Higiene para esta raza

Esta auténtica monería de perrito pequeño es sociable, juguetón, inteligente y presume de tener muy buena memoria. Si quieres adoptar uno de sus ejemplares, tienes que saber que detestan encontrarse solos y que son felices rodeados de su familia.

Un simpático perrito que debe su nombre a Carlos II, rey de Inglaterra, aficionado como pocos a esta raza y que disfrutaba de la compañía de estos chiquitines en todo momento, llegando a promulgar un edicto mediante el cual los perros tenían el privilegio de poder entrar en todos los lugares públicos como si fuesen persona y nombrándolos mascotas oficiales de Inglaterra.

cavalier-king-charles-cuidados-alimentacion-4

Todo lo que deberías saber sobre el Cavalier King Charles Spaniel

Compañeros fieles con largas y peludas orejotas que apenas se conocen en España pero que gozan de gran popularidad en su país natal, Inglaterra. Destacan por su magnífico carácter así como por ser amigables y derrochar curiosidad y ternura por doquier.

Entre sus ventajas se encuentra el hecho de que, pese a ser una raza pequeña, no lo es en exceso ni tampoco es demasiado delicada. El Cavalier King Charles Spaniel no se debe confundir con el King Charles Spaniel, teniendo este último aproximadamente unos 1,8 kilos menos.

Origen

Estos sinceros y leales compañeros tienen su origen en Gran Bretaña, hace bastantes siglos y comparten linaje con el recién mencionado King Charles Spaniel.

En principio se trataba de perros de compañía, que tenían fama de dar calor a las señoras mientras viajaban, cómodamente instalados en su regazo en los carruajes.

Estos perros tenían por aquel entonces el hocico más fino y largo, generando con posterioridad ciertos cruces con razas como el pug carlino, lo que llevó a que la cara se volviera más achatada, con los ojos más prominentes y redondeados, mientras que el cráneo se volvió más abombado.

En 1.945 se estableció por parte del Kennel Club Inglés su establecimiento formal. A día de hoy, sigue siendo una de las razas más populares del Reino Unido, aunque es destacable también su popularidad en otras naciones europeas como en los países bajos y escandinavos. En Estados Unidos también es una raza muy valorada que se dio más a conocer a partir de que uno de sus dueños fuera Ronald Reagan.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz que va de los 32 a los 36 centímetros y un peso que oscila entre los 5 y los 8 kilos, estos perros, cuya longevidad se sitúa de los 10 a los 14 años, cuentan con una fuerte osamenta que les hace pesar algo más de lo que en un principio pudiera parecer.

El que también se denomina Cavalier o Cav, que es un perro deportivo, nada tímido y muy afectuoso, sin dar síntoma alguno de nerviosismo o de agresividad, tiene los siguientes rasgos físicos:

  • En su cabeza: Su cráneo, prácticamente plano entre las orejas y su depresión fronto nasal no demasiado profunda.
  • En su región facial: Su hocico, que va disminuyendo hacia la punta y una cara bien rellena debajo de los ojos, siendo indeseable cualquier atisbo de afinamiento. Su trufa, de color negro y bien desarrollada. Sus labios, que estando igualmente bien desarrollados, no deben colgar. Sus mandíbulas y dientes, con una perfecta mordida en tijera, completa y regular. Sus maxilares, que son fuertes. Sus ojos oscuros, grandes y profundos, muy separados entre sí, pero apenas protuberantes y sus orejas de implantación alta, largas y cubiertas de pelo abundante con flecos.
  • Su cuello es algo arqueado y largo con moderación.
  • Su cuerpo cuenta con un lomo corto, un dorso nivelado y un pecho algo más desarrollado con unas costillas adecuadamente arqueadas. Su cola ha de tener un largo armonioso con su cuerpo y ha de estar bien implantada. Se debe llevar con alegría pero no sobre la línea dorsal.
  • Sus extremidades, tanto anteriores como posteriores, cuentan con huesos desarrollados moderadamente. Sus pies tienen almohadillas plantares gruesas y cubiertas de pelo largo y flecoso, siendo compactos.
  • Su movimiento ha de ser desenvuelto y elegante y su impulso ha de venir dado por parte de sus miembros posteriores.

Este perro puede ser llevado en brazos por la mayoría de las personas en caso de que sea necesario y en las exposiciones se le sube a una mesa al objeto de que el juez lo pueda valorar mejor. El encanto natural de esta raza la hace susceptible de ser presentada por niños.

Color y capa

Su peso ha de ser sedoso y largo, sin llegar a rizarse y permitiéndose una ligera ondulación, no debiendo recortarse en ningún momento. Tiene muchos flecos.

En cuanto a sus colores existen en distintas tonalidades que van del castaño rojizo sólido intenso, denominado rubí, al tricolor rojizo, blanco y negro, pasando por el bicolor castaño y negro así como por el perla con manchas castañas o rojizas bastante pronunciadas.

cavalier-king-charles-cuidados-higiene-3

Temperamento

El buen carácter del cavalier habla por sí solo, siendo tan sociables, tiernos y alegres como curiosos. Muy extrovertidos, esta raza resulta fenomenal para personas mayores que precisen bastante compañía.

En líneas generales, también suelen llevarse sin ningún problema con los desconocidos, pues su naturaleza amistosa hace que entablen continuamente relaciones nuevas y, siempre que les sea posible, duraderas.

Lo dicho no es óbice para que el cav se adapte a la perfección a distintas situaciones como la convivencia con una persona únicamente, con independencia de su edad. Igualmente se sentirá muy dichoso viviendo con unos dueños que sean todo dinamismo y le saquen a dar con ellos largos y entretenidos paseos.

Ahora bien, si sus dueños cuentan con una mayor edad o llevan un ritmo de vida más sedentario, también podrán llevar a su lado una existencia plena, siempre que se les dé la oportunidad de poder llevar a cabo ejercicios físicos que eviten la obesidad.

En definitiva, esta dócil mascota se adaptará a la perfección al ritmo de vida que le impongas siempre que tenga cubiertas sus necesidades afectivas y de actividad física. Esto quiere decir que agradecerá tanto un corto paseo que rodee la manzana, como uno largo corriendo por el parque o un divertido juego de pelota en el jardín de la casa. Para este adorable amiguito todo parecerá estar bien.

Este perrito se adaptará a la perfección a la vida en un pequeño apartamento, al no precisar grandes espacios para dormir ni para moverse y, debido a su carácter tan tranquilo como silencioso, su comportamiento no provocará ningún problema en el interior de la casa.

Otro de sus placeres favoritos es tumbarse junto a su dueño, perfectamente acurrucado en el sofá o sencillamente tumbado a sus pies. El que se conoce como “perro de personas”, no puede ser más conformista y disfruta y valora en gran medida la presencia de los suyos.

Perfecto perro de compañía, cumple también la función de perro de alerta en el hogar, al tender con naturalidad al ladrido. Como curiosidad decir que no se trata de un animal independiente, exceptuando cuando va de caza. Esto hace que suela poner su confianza en el líder de la manada, esto es, en su dueño.

Siempre que puedas debes incluirlo en los planes de familia porque, desde luego, no es un perro al que puedas dejar solo en casa todo el día, por mucho que pudieras habilitar, por ejemplo, una confortable caseta en el jardín para él. En lugar de eso, has de permitir que conviva en el interior de tu hogar como lo que él va a considerarse desde el primer momento que ponga sus patas en él, esto es, como un miembro más de la familia.

Como acabamos de apuntar, algunos ejemplares son demasiado ladradores pero esto no va a ser lo habitual si están bien entrenados, a pesar de que suelen ladrar ante la presencia de extraños. Pese a ello, su carácter es demasiado dulce para tratar de disuadir a los intrusos, por lo que no está considerado un buen perro de guarda.

Cuando estés con él en algún lugar público, y pese a que no haya otras personas a las que pueda molestar que le lleves suelto, lo ideal es que lo lleves bien sujeto con su correa pues de ellos se dice que no son conscientes de la existencia de las carreteras, por lo que pueden llegar a comprometer su propia seguridad.

La rapidez con la que mueven sus patitas te sorprenderá y ello sin tener unas extremidades largas, por lo que habrás de extremar las medidas de precaución. De este modo podrás evitar el disgusto que sin duda te ocasionaría un accidente de tráfico.

Relación con otros perros

Lo habitual es que el cavalier tienda a llevarse estupendamente con otras mascotas que tengas en la casa, no mostrándose posesivo con pertenencias del estilo de los juguetes o con las golosinas. Como es lógico, cuando nuevos compañeros le sean presentados, lo normal es que el dueño muestre “algo de tacto”, desenvolviéndose la presentación del modo más natural posible y no forzando la situación.

Del mismo modo que ocurre con algunas otras razas, el cav suele llevarse muy bien con otras mascotas de la casa y en particular con otros perros de la misma raza. Ello hace que sean muchos los dueños que tiendan a tener una pareja de cavalier en casa, ya que juntos parecen potenciar todavía más la alegría característica de los ejemplares de esta raza.

Dos cavalier que convivan se cuidarán el uno al otro y llevarán mejor los períodos de ausencia de sus dueños, que en ningún caso deberán ser prolongados.

Relación con los niños

Su carácter sociable y juguetón hará que se muestre encantado de la convivencia con niños. En este sentido, es importante que los más pequeños de la casa hayan sido educados en el respeto y en el cuidado hacia sus mascotas, no increpándole con gestos como pudieran ser el tirarle de su largo pelo.

Con el debido respeto por ambas partes, no dudes que tu peludo amigo se convertirá en el más leal amigo de tus hijos, protagonizando muchas de las inolvidables anécdotas de su niñez.

Cuidados Básicos

Que tu mascota disfrute de un aspecto y de una salud inmejorables depende en gran medida de los cuidados diarios que tú le profeses. Seguir los consejos de los mejores profesionales veterinarios es lo más recomendable para poder dar a tu cav la mejor calidad de vida posible.

Alimentación

La amplia variedad de piensos existentes a día de hoy en el mercado posibilita que elijas un pienso seco de calidad que cubra todas las necesidades de tu pequeño can a nivel nutricional. Entre las ventajas de este tipo de pienso frente al húmedo o semi-húmedo, está el hecho de que ayudan a mantener sanas sus pequeñas dentaduras, pues su masticación contribuye a la eliminación del sarro.

Debes asegurarte de comprar siempre únicamente alimentos de primeras marcas que son los que se digieren con mayor facilidad, por lo que serán los más sanos para nuestras mascotas.

Una consideración de las que tienes que tener en cuenta es el fijarte siempre en los ingredientes. Lo recomendable es evitar tanto los que utilicen subproductos (en inglés by-products) como los que utilicen cereales o granos, ya que constituyen una fuente esencial de alergias en perros. También debes optar siempre por los conservantes naturales frente a los artificiales.

Higiene

Si bien todas las razas de perros han de contar con las adecuadas medidas higiénicas que les permitan disfrutar de unas condiciones dignas de vida, algunas como la del cavalier exigen extremar aún más estas precauciones, debido a que el tamaño y el talante de estos perros propicia un acercamiento muy estrecho a todos los miembros de la familia.

Higiene dental

Eliminar el sarro de la boca de tu cav pasa por cepillarle con frecuencia con un cepillo y con una pasta de dientes para perros de los que existen en el mercado.

De la misma manera, puedes tener siempre a mano premios en forma de galletitas o huesos que estos pequeños adoran y con los que puedes premiar su buena conducta al mismo tiempo que le realizas una limpieza bucal. Eso sí, en ningún caso tal sistema de premios debe suponer una excesiva ingesta calórica que se pueda interpretar como un peligro para la línea de tu can.

Baño y secado

La frecuencia con la que bañes a tu Cavalier King Charles Spaniel no debe superar la de una vez por mes. Lo importante es que uses un champú de un pH similar al de su piel, es decir un pH7, y un acondicionador que aplicarás cuando le hayas aclarado el champú.

Una vez que le hayas sacado del baño puedes retirarle todo el exceso de agua con una toalla, terminando por aplicarle secador eléctrico a temperatura moderada y lo suficientemente lejos de su cuerpo para no quemarle.

Cepillado

El pelaje de esta raza presenta una capa principal de pelo y otra capa de subpelo (una serie de pelos secundarios finos y cortos). Su pelo es largo y sedoso, mudándolo normalmente dos veces en el año, en otoño y en primavera.

Debes comenzar a cepillarlo de cachorro para que adquiera el hábito y no le resulte excesivamente incómodo con posterioridad. El cuidado del pelo del cav no requiere de unos cuidados demasiado específicos, siendo lo idóneo cepillarlos en profundidad de una a dos veces por semana.

Para hacerlo necesitarás un cepillo metálico que pasarás por la cola, las orejas y las mechas de las patas. Después continuarás con un peine de púas más estrechas, cepillando “a conciencia” las mechas de las patas, detrás de las orejas y la base del cuello.

Con un exhaustivo cepillado conseguirás favorecer la oxigenación de los capilares de la piel, permitiendo que crezca un pelo con más vigor y eliminando la suciedad de un modo fácil, que te permita además constatar la ausencia de pulgas y garrapatas que buscan el pelo de los perros como morada.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Un buen dueño sabe que a sus mascotas han de administrársele todas las dosis de vacunas que el veterinario recomiende. A estos efectos, resulta crucial que cuando le adoptes, te entreguen la cartilla de vacunaciones de tu cavalier al día, de modo que no pueda existir duda alguna sobre las dosis que tiene administradas y las que aún le faltan.

En cuanto a parásitos del tipo de los ya mencionados, como pulgas, garrapatas y otros del estilo de los gusanos intestinales, han de ser combatidos con pipetas y collares antiparasitarios.

cavalier-king-charles-raza-1

Enfermedades más comunes

Aunque los ejemplares de cavalier suelen gozar de buena salud en líneas generales, lo cierto es que todas las razas tienden a padecer problemas de salud en ciertos momentos de sus vidas, algunos de los cuales se asocian con una predisposición genética. En el caso del cav nos estamos refiriendo a los siguientes:

  • Tendencia a engordar. A este perro le cuesta estar en su peso, debiéndose vigilar que no engorde más de lo debido. Una obesidad, por leve que sea, tiene la capacidad de causarle al corazón un estrés adicional. Es necesario cuidar esto porque de por sí esta raza suele sufrir problemas cardíacos que suelen comenzar a aparecer en torno a los 8 años de vida del animal.
  • Problemas de visión. Algunas de estas mascotas padecen displasia retiniana multifocal y cataratas hereditarias.

Comentar que esta raza suele bufar, lo que deja perplejos y asustados a muchos dueños primerizos que desconocen esa costumbre. Parece una tos ahogada que detendrás sencillamente colocando tu mano delante de la trufa del cavalier unos segundos. Una vez haya abierto la boca, despejarás sus vías respiratorias.

Adiestramiento

Si hay una característica que define a la perfección a esta raza de perros esa es la versatilidad. Su capacidad de adaptación nunca deja de sorprender y sus múltiples cualidades son utilizadas a favor de sus dueños para conseguir de ellos unos óptimos resultados.

Una mascota animosa, inteligente y dócil a la que le encanta complacer a su dueño y a la que no le resulta nada difícil concentrarse en las personas, por lo que son hábiles por naturaleza para lograr que sus dueños se sientan los más valorados del mundo.

Sería interminable la lista de actividades gratificantes y divertidas que complementan a las pautas básicas que han de aprender en la casa. Las primeras órdenes son capaces de acatarlas en torno a las 12 semanas de edad, del estilo de “siéntate”, “ven” o “túmbate”.

Su cerebro actúa como una pequeña esponjita que le permite ir aprendiendo cosas a medida que va pasando ratos contigo, a pesar de que esto es algo de lo que quizás no te percates.

Perceptivos y observadores, comprenden a la primera el funcionamiento de las cosas por lo que adiestrarles te resultará una labor relativamente sencilla que incrementará, entre otros factores, el de su seguridad.

Es importante que sepas que, pese a todo lo dicho, el cav no cuenta con una elevada ética del trabajo, por lo que deberás intentar que el mismo le resulte divertido y ameno. En caso contrario, tenderá a dejar de prestar atención y a abandonarlo.

Tu éxito se traducirá en dar con las claves de cuáles pueden ser sus premios favoritos y usarlos solo para las sesiones de entrenamiento. También has de procurar que las sesiones no se prolonguen demasiado e incentivarle para que no se aburra, En el caso de que el ejercicio que quieras enseñarle entrañe una cierta dificultad, lo mejor será que lo divididas en pequeñas partes que le enseñarás una por una.

Escoge siempre con tu cavalier técnicas de adiestramiento positivo, dado que su carácter sensible es poco amigo de castigos y correcciones severas, que únicamente darían como resultado un perro miedoso y huidizo con todo su entorno.

Una vez que haya aprendido habilidades nuevas, puedes probar a practicarlas en diferentes escenarios. Que haga lo mismo en el parque que en casa es un nuevo reto para el que habrás de motivarle.

Una técnica en la que destaca el Cavalier King Charles Spaniel es el agility, cuya forma de entrenamiento le resulta muy atractiva y en la que esta raza demuestra las suficientes cualidades innatas para el triunfo.

Cavalier King Charles Spaniel: Todos los Cuidados, Alimentación e Higiene para esta raza
4.7 (93.33%) 12 votes