Cairn Terrier: características, higiene, alimentación y más sobre esta raza

Si te decimos que Totó, el inquieto perrito de “El Mago de Oz” era un cairn terrier, quizás no te sorprenda que anduviera siempre metiéndose en líos, dado que se trata de una raza brillante, activa y muy curiosa.

Agraciado, lleno de vida y divertido. Así puede definirse a este pequeño, que proviene de Escocia y que se ha ganado el cariño de sus seguidores en todos los puntos del planeta gracias a su impresionante personalidad y a la confianza en sí mismo que desprende.

cairn-terrier-razas-perros

Todo lo que deberías saber sobre el Cairn Terrier

Los que le conocen bien dicen que se trata de un animalito tan obstinado como afectuoso. Su nombre procede de la antigua costumbre escocesa de cubrir sus tumbas con un montículo de piedras,

que en inglés recibía el nombre de cairn. Como buen terrier, nuestro amigo cumplía la misión de ahuyentar a los pequeños animales que merodeaban por ellas y que solían ser hurones, comadrejas y ratas.

Aunque a veces pueda parecer un poco descaradillo, no es un perro para nada difícil y el hecho de que no requiera cuidados demasiado específicos es otro punto a favor de la raza. Vigoroso y bastante excitable, es tachado a menudo de muy ladrador y le encantan los juegos.

Origen

Este valiente pequeño procede de los Highlands escoceses. De entre las razas caninas, la que traemos entre manos es bastante antigua. Sin embargo, su reconocimiento por parte del Kennel Club, que llegó a principios del siglo XX, hace que sea una de las últimas razas de terrier reconocidas.

Perteneciente al grupo de perros llamados terrier, estos “perros de tierra” fueron criados para el duro trabajo bajo tierra, haciendo salir de sus madrigueras a pequeños y grandes roedores, así como a otros animales que se consideraran perjudiciales para la vida campestre.

A excepción del schnauzer miniatura, el resto de perros perteneciente al grupo de los terrier son originarios de las Islas Británicas. A mediados del siglo XIX, los terrier pasaron a clasificarse en dos categorías básicamente: los de Escocia, de pelaje áspero y extremidades cortas y los de Inglaterra, de pelaje suave y extremidades más largas.

A su vez, los terrier escoceses se dividen en el actual scottish terrier, el west highland white terrier, el skye terrier y el cairn terrier.

El término gaélico “cairn” hace referencia a las cordilleras y cuevas rocosas en las que tejones y zorros viven en el campo. Esta raza arremetía hacia abajo en dichos montículos, ladrando en señal de aviso cuando encontraba un animal, hasta que llegaba el cazador.

Pese a que la raza existía desde mucho antes de ser reconocida, el apelativo de cairn terrier fue una propuesta hecha cuando se la llevó a las exposiciones caninas oficiales en el Reino Unido en 1909, bajo la denominación de skye terriers de pelo corto. Este nombre fue rechazado por el Kennel Club dado que los criadores de skye terrier manifestaron su oposición, por lo que el nombre de cairn terrier fue contemplado como la mejor de las alternativas.

Características y rasgos físicos

El cairn terrier, el perro cazador de patas cortas de la isla escocesa de Skye, cuenta con una altura a la cruz que oscila entre los 28 y los 31 centímetros y un peso que ronda entre los 6 y los 8 kilos. Pese a que su cuerpo es bastante más largo que alto, es compacto y muy fuerte.

Su cabeza es más ancha y corta que la del resto de perritos terrier, si bien está perfectamente proporcionada en relación con el cuerpo, por lo que la fuerza de sus mandíbulas es innegable. Sus ojos, bien separados, de color marrón oscuro, están algo hundidos y son de tamaño mediano. Sus cejas son abundantes. Su trufa es negra. Sus pequeñas orejas, que lleva erguidas, terminan en punta, dándole un aspecto similar al de un zorro. Su hocico es potente. Sus dientes son grandes.

Su cuello no es demasiado largo y cuenta con buena implantación en la espalda. Su espalda es de largo mediano y recta. Su lomo es elástico y fuerte. Su pecho cuenta con costillas profundas y arqueadas. Su cola, que lleva con alegría pero no debe quedar encorvada sobre el dorso, cuenta con un pelaje muy abundante al estilo de flecos. No ha de ser de inserción alta ni baja.

En cuanto a sus andares, sus movimientos han de ser libres y fáciles. Sus miembros delanteros deben contar con una buena amplitud hacia adelante y sus miembros posteriores han de proporcionar una potencia propulsora fuete. Sus corvejones no podrán estar ni demasiado juntos ni demasiado separados.

Color y subcapa

Este chiquitín, todo un terremoto de pelo duro, y que no es demasiado popular fuera de Gran Bretaña, es también lo que se considera un perrito con “pelo de alambre”. En cualquier caso, lo que sí es cierto es que su pelaje lo hace muy resistente a las inclemencias meteorológicas y que se presenta en dos capas.

La capa externa es muy dura y abundante sin llegar a ser áspera. Es muy resistente al agua. La capa interna es suave, corta y densa y le ayuda a mantener el color.

Encontrarás ejemplares de cairn terrier de diversos colores, entre los que destacan el pardo casi negro, el gris, el plateado, el crema, el color pimienta, el trigo y el rojo, siendo muy típicas las manchas oscuras en hocico y orejas. El atigrado también se acepta en cualquiera de las tonalidades indicadas.

Temperamento

Este extraordinario y hermoso perro pequeño, cuenta con un agradable carácter y es muy activo. Pese a que la mayoría de sus ejemplares tienen las patitas tan cortitas que no nos llegan a la altura de las rodillas, no conocen el apocamiento ni la timidez. Siempre alerta y listo para la acción, es todo lo contrario al perro faldero, por lo que si buscas un perrito muy tranquilo que te haga compañía, esta no es la raza ideal para ti.

De actitud muy activa, en casa se muestra de lo más formal y se adapta con total normalidad a la vida en familia. Da igual que vivas en una enorme casa con jardín que en un pequeño apartamento, él va a sentir que es su hogar desde el mismo momento que entre en él.

Por lo demás, como acabamos de decir, no esperes que sea un perrito de esos que se echan tranquilamente a los pies de su amo con la única intención de proporcionarles compañía. Esta raza lleva la caza en la sangre y sus ejemplares siempre estarán listos para salir corriendo tan pronto vean pasar cualquier alimaña.

Indiscutiblemente, este pequeñajo, como el terrier que es, mostrará gran disposición a trabajar con fervor y coraje. Sus atributos físicos, que incluyen unos dientes fuertes y grandes para su tamaño, un buen oído y una extraordinaria vista, le acompañan para cazar, el fin para el que fue criado y del que no se desligará en la vida.

Del cairn terrier, aunque se muestre dichoso al aire libre, puede decirse que también es un perrito casero, gran compañero y muy versátil. Aquellas personas a las que les entusiasme realizar actividades junto a su perro, encuentran en diversas modalidades una formidable manera de pasar tiempo en común.

Muchas de ellas se decantan por las pruebas de agility, participación en terapias, juegos que consistan en lanzar y recoger una pelota o, simplemente, el necesario adiestramiento en obediencia. Ahora bien, si quieres complacer al máximo a tu peludo amigo, puedes incentivarle a llevar a cabo actividades que conlleven la necesidad de meterse bajo tierra.

A este pequeño perro le encantan los retos, a cuya resolución acompaña su inteligencia. Suficientemente estimulado se convertirá en una mascota muy feliz, para lo cual bastará con proporcionarle tareas que le hagan utilizar el cerebro.

A la hora de salir de paseo, ni que decir tiene que deberás llevarle bien sujeto con su correa si no quieres correr el riesgo de que salga corriendo detrás de un gato o de cualquier pequeño animal en movimiento. Piensa que de este modo llegará a comprometer su propia seguridad, pues el cairn terrier no puede evitar seguir sus propios instintos y reaccionar al instante, no viendo el riesgo en cruzar una calzada con tráfico, por ejemplo.

Evitar este tipo de conductas pasa por un adiestramiento en obediencia que le enseñe normas básicas del tipo de venir cuando le llames o de sentarse cuando se lo indiques.

Otra de las características que conforma el temperamento de esta raza es el hecho de que estos perritos se muestran muy confiados y seguros en sí mismos, siendo sobresaliente su audacia. Su estándar indica que no deben ser animales agresivos, a lo que contribuye una adecuada socialización.

Si estás barajando la posibilidad de adoptar un perrito de esta raza, no olvides que se trata de animales con una elevada necesidad de compañía, que no están preparados para pasar gran parte del día en solitario. El encontrarse suficientemente acompañado por su familia contribuye en gran medida a su bienestar y a su equilibrio emocional.

Contar con un jardín vallado será estupendo para que en él pueda jugar y ejercitarse, pero el resto del tiempo deberás tenerle dentro de la casa, viviendo como un miembro más de la familia.

Igual que muchas otras razas caninas, el cairn terrier precisa una generosa dosis de ejercicio diario. Esto no quiere decir que sus necesidades de actividad física sean tantas como las de un terrier de un tamaño mayor. Dicho esto, a estos pequeños ejemplares les bastará con un largo paseo diario y un rato jugando a la pelota.

cairn-terrier-salud-consejo

Relación con otras mascotas

En la línea de lo que venimos diciendo, cuando se les socializa desde cachorros, lo normal es que se conviertan en perros muy amigables que acepten sin problema la convivencia con otros perros y hasta con animales de otras razas.

Lo que no es conveniente es que el resto de animales sean de un tamaño menor al del cairn terrier, por la sencilla razón de que su instinto cazador podría salir a flote y tender a comportarse con ellos como si fuesen pequeñas presas. Así, no esperes que se lleve bien con animales del tipo de conejos o cobayas. En lo que se refiere a los gatos, en los cuales puede ver a priori a adversarios, con el tiempo quizás les dé una tregua y llegue a considerarlos sus amigos.

Otro factor a tener muy en cuenta es que a veces suelen pelear con perros de su mismo sexo, aunque hayan sido bien socializados. Como buen terrier, siempre va a verse como un perro de mayor tamaño, pues esta raza nunca llega a plantearse sus reducidas dimensiones.

Relación con los niños

El cairn terrier hace alarde de bastante paciencia con los niños, sobre todo con los mayores, que además hayan sido educados en el respeto y la tolerancia hacia sus mascotas. En cuanto a los niños más pequeños, también suele mostrarse bastante cariñoso, aunque se precisa la supervisión de un adulto en los juegos entre ambos, al objeto de que no se rebasen los límites.

Cuidados básicos

La longevidad del cairn terrier es bastante elevada, ya que los ejemplares de esta raza suelen alcanzar entre 14 y 17 años de vida. Llegar a cumplirlos, así como hacerlo con una calidad de vida digna, pasa por recibir los mejores cuidados por parte de sus dueños, lo que supone una obligación que asume la persona en el momento de adoptar una mascota.

Alimentación

Una óptima nutrición influye muy positivamente en la salud y en el aspecto de un animal, por lo que la clave está en proporcionar a tu cairn terrier la cantidad idónea de pienso seco de calidad que se convierta en su alimento de referencia.

Mientras se trate de un cachorro, elige uno de entre la gama junior. Una vez supere esa tierna etapa, pasa a uno de los de gama adult. El inclinarte por una alimentación seca es una decisión con la que su pequeña dentadura saldrá muy beneficiada.

Higiene

La higiene es otra de las cuestiones básicas en la vida de un animal, esencial además para la convivencia de la familia. La de los perros más pequeños ha de ser todavía más exhaustiva si partimos de la base de que en muchas ocasiones terminan en brazos de todos los miembros de la familia.

Si eres de esos dueños a los que no les gusta demasiado el acicalamiento de sus mascotas, estás de enhorabuena, porque este no es uno de esos pequeños perritos que siempre están adornados con lazos y cintas. Además este cazador innato apenas derrama pelo, lo que supone un punto más a su favor.

Higiene dental

La higiene bucal de los perritos pequeños es un factor crucial a la hora de mantenerlos aseados. No en vano, sus pequeñas dentaduras son candidatas ideales a la acumulación de sarro y placa bacteriana. Un problema que, en el mejor de los casos, va a dar lugar a la indeseada halitosis o mal aliento y, en el peor, puede desembocar en graves infecciones.

La mejor manera de evitarlo es acostumbrar a tu cairn terrier desde cachorro a regulares cepillados dentales que deberás efectuar con productos específicos para perros. Es probable que este hábito nunca llegue a ser de su total agrado, pero si está familiarizado con él, te pondrá las cosas más fáciles.

Baño y secado

Estos pequeños alegres y alborotadores tienen suficiente con un baño al mes con agua tibia y con un champú especial para perros de un pH similar al de su piel, es decir un pH7. Recuerda que serán este tipo de productos los indicados para respetar la dura textura de su pelo sin dañarla.

De usar otro tipo de productos, corres el riesgo de que el manto se desvanezca debido a la acidez de los mismos y a los aceites sintéticos que en ocasiones contienen. Si el pelo llega a quemarse, será prácticamente irrecuperable.

En cada baño debes incidir en la limpieza de los oídos con un producto destinado a disolver el cerumen. Si tienes que cortarle las uñas, aprovecha también ese momento en el que se habrán reblandecido.

Una vez fuera del baño lo mejor es retirar la humedad con una toalla y proceder a utilizar secador eléctrico a temperatura moderada y no muy cerca de su piel para evitar quemaduras.

Cepillado

Los expertos recomiendan cepillar al cairn terrier con frecuencia, sin dejar de pulverizar un poco de hidratante sobre las patas, cabeza y faldón, de modo que la carda no llegue a estropear ni mucho menos a romper su preciado pelo. La idea es cepillar con cuidado utilizando para ello una carda suave.

En cuanto a su corte de pelo, muchos son los dueños que optan por la técnica del stripping, o el arranque manual de los pelos extra y largos del cuerpo de la mascota, así como de su frente, orejas y cuello. No hace falta decir que, mientras para unos es la mejor opción para todos los perros de pelo duro, otros consideran que solo debe aplicarse a aquellos que van a participar en exposiciones, pues ponen en duda que la técnica sea realmente indolora.

cairn-terrier-alimentacion-higiene

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Todas las razas de perros deben observar escrupulosamente el calendario de vacunaciones que el veterinario establezca, así como llevar colocadas las pipetas y collares antiparasitarios que mantengan a raya pulgas, garrapatas y gusanos intestinales. En el caso del cairn terrier esta última medida alcanza una especial importancia debido a que las picaduras de pulgas es posible que le causen una dermatitis alérgica.

Enfermedades más comunes

Igual que sucede con la mayoría de los terrier, el cairn terrier es una raza muy sana pero que, como cualquier otra, muestra una especial predisposición genética a sufrir una serie de dolencias que en su caso se concretan en las siguientes:

  • Osteopatía craneomandibular (OCM). Una enfermedad rara que se da en los westie, los scottish y los cairn terrier, que puede ser hereditaria y que provoca que se calcifique la articulación de la mandíbula con el cráneo, así como un incremento en el crecimiento de células óseas.
  • Hipoplasia del cerebelo. Un problema infrecuente, que a veces se describe en gatos y que es transmitido mediante un gen recesivo.
  • Enfermedad de Krabbe. La que también se conoce como leucodistrofia de células globoides afectará a la coordinación del perrito y producirá un envaramiento de sus extremidades posteriores, pudiendo llegar a ser letal.

Otros problemas de salud que suelen detectarse en este tipo de perros son la displasia de cadera, las hernias inguinales, la miastenia grave, las alergias por sustancias inhaladas y la hemofilia.

Adiestramiento

Algunos de los más molestos comportamientos que puede presentar el cairn terrier son unos ladrillos excesivos y el que sea algo destructivo con el jardín. Aunque no todos los ejemplares de la raza van a ser demasiado ladradores cuando no haya motivo, la mayoría si va a mostrar predilección por cavar.

Los cairn terrier suelen llevar dentro a un pequeño rebelde que dificulta el que se trabaje con ellos la obediencia. A menudo ponen las cosas difíciles a sus dueños y adiestradores sacando el espíritu independiente que alberga en ellos.

Un terrier tiende a distraerse y a mantenerse ocupado constantemente, por lo que atraer su atención es todo en reto. En contrapartida, es un perro inteligente que responde a la obediencia y al que le gusta ser tratado con parámetros de igualdad.

En cuanto a las pautas de adiestramiento que mejor van con su carácter, es evidente que las técnicas de adiestramiento positivo son las que arrojan los mejores resultados, pues este pequeñín puede parecer un poco soberbio, pero en realidad también es muy sensible y los castigos o voces no le sientan nada bien.

Por último, los dueños de un cairn terrier han de mantenerse inflexibles en su comportamiento, no permitiendo en ningún momento que su perrito desarrolle el que se conoce como “el síndrome del perro pequeño”, que lleva aparejado el deseo latente de tomar las riendas de la situación por parte de la mascota.

Cairn Terrier: características, higiene, alimentación y más sobre esta raza
4 (80%) 4 votes