Whippet: consejos sobre su cuidado, alimentación, higiene o salud

El whippet es un galgo de tamaño reducido si se le compara con otros lebreles, siendo uno de los más rápidos. Su nombre es muy probable que derive del inglés whip in, lo que significa “moverse rápidamente”, siendo la elegancia una de sus características innatas.

Muy populares en televisión, donde han sido las estrellas en spots de temática tan dispar como los coches o las galletas, lo suyo es pura actividad. Esta raza, que ha sido definida como “una obra canina de arte”, es muy hermosa y encaja a la perfección con la vida en familia.

whippet-cuidados-higiene-consejos

Todo lo que deberías saber sobre el Whippet

El whippet está considerado como el perro más veloz en trayectos cortos, que oscilen entre los 150 y los 200 metros, en los que en pocos segundos son capaces de alcanzar una velocidad de 70 km/h. Ello le ha valido la denominación de “perro de resorte”, al ser impresionantemente veloz tanto en las carreras como en sus reacciones.

Este bella y tierna mascota, que ha sido tradicionalmente usada como perro de caza y de carreras, prácticas cada vez menos habituales, constituye hoy una de las mejores razas caninas a la que puedes abrir la puerta de tu hogar y de tu corazón, dotando a sus ejemplares de la vida plácida que merecen.

Origen

Un pequeño perrito de porte distinguido y esbelto cuyo origen es británico y que en su origen fue catalogado como el galgo inglés de las clases pobres, pese a que a día de hoy sea muy valorado. A finales del siglo XVIII, los trabajadores ingleses no podían permitirse el lujo que suponía poseer un “verdadero galgo”, por lo que idearon una versión propia, de un tamaño más reducido y más asequible a nivel económico, lo que dio lugar al nacimiento del whippet.

Con el desarrollo del whippet se pretendió obtener una variante de un galgo inglés pequeño, veloz y con mayor resistencia que el galgo italiano. Valiente y tenaz, esta pequeña raza cumplía además con esas expectativas. A la hora de generarla, se cruzaron galgos ingleses y galgos italianos, pero también ejemplares de otras razas como terrier, yorkshire, bedlington, airedale y manchester.

El hecho de que la sangre de terrier corriera por sus venas fue incuestionable, toda vez que era apreciado en el pelaje largo y áspero que caracterizó los primeros tiempos de desarrollo de esta raza.

Una cría idónea que acabó arrojando perros con la resistencia del terrier a la hora de trabajar y con una asombrosa capacidad para alcanzar velocidades inusuales. Dotados además de la simetría de los lebreles aristocráticos, lo que se consiguió siguiendo los parámetros de refinamiento y armonía del greyhound, el whippet que hoy se conoce es un perro admirado y querido allá donde vaya.

Antes del nombre actual contó con otros como Snap Dog, es decir, “el perro que trata de morder”, tendencia que manifestaba en la pista cuando corría o al encontrarse con un desconocido. Otro de sus apelativos fue “Hitalians”, en clara referencia a que en su origen había participado el piccolo italiano.

En el año 1899 se funda un Whippet Club en Gran Bretaña con la ayuda de la duquesa de Newcastle, gran amante del mundo canino y que se erigió en defensora de la raza whippet. Una vez fundada dicha asociación de la raza, las inscripciones en el libro de orígenes del Kennel Club comenzaron a incrementarse, disminuyendo de nuevo debido a la I Guerra Mundial, contienda que originó que en 1918 no se efectuara ninguna inscripción.

En la actualidad, todavía existen ejemplares de whippet dedicados a la caza y a las carreras que, ya formalizadas, no se efectúan como antaño en callejones sino en rectas pistas reglamentarias en las que estos perritos persiguen peluches con forma de conejo mecanizado, en lugar de los tradicionales pañuelos. Algunos también son utilizados para el coursing.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz que va de los 47 a los 51 centímetros y con un peso que oscila entre los 10 y los 14 kilos, esta preciosa raza muestra una estructura esbelta.

Sus largas extremidades le permitirán no solo alcanzar velocidades de vértigo sino llegar allí donde se proponga. Bastará con que su dueño deje un pedazo de pan encima de una mesa para que el mismo desaparezca en un abrir y cerrar de ojos. Ello hace que al whippet le encante hacer pequeñas incursiones en la cocina, al tiempo que se estira sobre sus patas traseras para ir descubriendo cuento esté a su alcance.

Otra característica que en ellos sorprende es que sus largas patas parecen no tener fin cuando se estira, por lo que su familia tendrá que tener cuidado de no tropezar con ellas o no sentarse sobre las mismas si, por ejemplo, las tiene escondidas bajo un cojín.

A primera vista suele costar apreciar el poder y la fuerza de la que estos pequeñajos presumen, pudiendo parecer que se trata de una raza frágil y delicada. Nada más lejos de la realidad, lo que se comprobará tan pronto se tenga un conocimiento en profundidad de la raza, que revela que se trata de perros resistentes y fuertes cuya predisposición a la actividad física es buena.

En cuanto al resto de sus rasgos físicos puede destacarse lo siguiente:

Su cabeza es larga y delgada y se va aplanando en su parte superior. Su hocico también es delgado y alargado. Sus ojos son ovalados, muy vivos y brillantes. Sus orejas son de fina textura y en forma de rosa. Su cuello es musculoso, largo y arqueado. Su espalda es firme, ancha y un poco larga.

Su lomo es fuerte y con una curvatura ligera. Su pecho es profundo con un antepecho bastante definido y bajo. Su abdomen está bien retraído. Su cola es larga, terminando en una afilada punta. Nunca la lleva por encima del dorso aunque la levanta cuando está activo.

Color

Su pelaje es corto, fino y apretado y sus colores muchos y bastante variados, no existiendo preferencia por ninguno de ellos en particular. Por esto, lo habitual es encontrar whippet de tonalidades diversas como son el blanco y el negro, sin perder de vista que también los hay atigrados y multicolores.

whippet-raza-can-adiestramiento

Temperamento

El carácter del whippet puede calificarse de tranquilo, dulce, sensible, dócil y gentil. Con los extraños muestran rasgos de timidez pero con su familia son amor en estado puro. Como en el resto de las razas, una óptima socialización es básica para moderar su conducta.

Este maravilloso perro de compañía es afectuoso, equilibrado, afable y muy tranquilo, si bien dicha tranquilidad no es óbice para que su extrema agilidad, sobre todo cuando son jóvenes, haga que salgan corriendo a la primera oportunidad que tengan para llevar a cabo todo aquello que les ronde por la cabeza.

Esta tendencia hace que su dueño tenga que extremar las medidas de precaución y procurar no perderle de vista, especialmente si aquello que ha llamado su atención es algo relacionado con la comida. Igualmente no es nada recomendable llevarle suelto por la calle, por mucho que se trate de zonas en las que no haya otras personas que puedan molestarse, pues con este gesto estarías comprometiendo la propia seguridad de tu mascota que podría lanzarse a la carretera sin pensarlo dos veces.

Como a muchas razas pequeñas, a los whippet les fascina la compañía de las personas y acurrucarse en su regazo a la menor oportunidad, dándoles igual que estés tumbado en el sofá o relajadamente tomando el sol en el jardín. Es más, la mayoría adoran tumbarse al calorcito y gozar del buen tiempo mientras se relajan. Por este motivo, has de poner especial énfasis en que no abusen de tal afición, ya que podrían sufrir quemaduras solares en su piel.

Tal es su gusto por el confort que muchos ejemplares de esta raza suspiran porque sus dueños les permitan compartir lecho con ellos, disfrutando del calor y de los mimos en tal situación. Obviamente, no todas las personas están dispuestas a dormir junto a su whippet, pero aquellas que lo toleran o es más, a las que les gusta hacerlo, dicen que este perrito hace las veces de una bolsa de agua caliente en las noches frías.

En otro orden de cosas, si hay una cualidad de la que debe hacer gala quien quiera adoptar un whippet es de la paciencia que habrá de derrochar a la hora de adiestrarle, no porque esta raza sea más complicada de educar que otra, sino porque estos animalitos cuentan con un carácter muy suave y dulce que responde mal al castigo y que puede desgastarse con un trato demasiado brusco. Piensa que, los canes, igual que las personas, tienen una serie de necesidades propias y que hay razas mucho más sensibles que otras.

Relación con otras mascotas

Al tener un gran instinto de presa, el whippet no es el perro más apropiado para tener en casa junto con mascotas pequeñas del tipo de gatos, roedores o conejos. Lo lógico es que, en estos casos, se lance a intentar cazarlos tan pronto como tenga ocasión. Es más, todo aquello que se mueva deprisa llama poderosamente su atención.

En el caso de que pese a ello decidas que convivan, deberás enseñar a tu whippet las normas de la casa, que se concretarán en el respeto al resto de sus moradores, lo que incluye a las mascotas. De todas maneras, los gatos parecen tener un “sexto sentido” a la hora de captar cuáles son los perros a los que deben respetar y los que no, lo que evita no pocas situaciones embarazosas.

Por otra parte, una socialización adecuada que se lleve a cabo con otras mascotas caseras desde que el whippet sea un cachorro, hará que puedan vivir en cierta armonía. Así, son muchos los casos en los que, en contra de todo pronóstico, uno de estos perritos y un gato se convierte en compañeros inseparables. Ahora bien, no hay que confundir la relación que el whippet establezca con un gato con el que viva, con el instinto que pueda desarrollar, por ejemplo, respecto a un gato ajeno que de repente merodee por su jardín.

En lo que se refiere a otros perros, lo normal es que el whippet no presente problemas de adaptación y que puedan llegar a llevarse fenomenal.

Relación con los niños

Las familias con niños pueden tener la seguridad de que el whippet se convertirá en un leal compañero de juegos para los más pequeños de la casa, siempre y cuando estos últimos también hayan sido educados conforme al respeto a sus mascotas. Así, es esencial, siempre que se tiene un perro en casa que todos, canino y humanos, aprendan a relacionarse correctamente. Siempre que esto ocurra, este perrito se comportará como una excelente mascota.

De hecho, whippet y niños es más que probable que lleguen a disfrutar enormemente de su mutua compañía y de sus juegos, dado que esta raza de canes es muy tolerante y los niños representan para ellos unos ideales amigos con los que compartir largos ratos de ocio.

Lo mejor, de todos modos, es que los niños y el perrito hayan sido presentados cuando este sea todavía joven, si bien en otros casos también puede establecerse una relación muy satisfactoria. Ahora bien, lo dicho no quiere decir que este pequeño animalito no agradezca, como cualquiera, ciertos momentos de tranquilidad y su nivel de tolerancia tampoco debe ser puesto a prueba a menudo. Cuando se relacionan mascotas y niños pequeños, lo idóneo es contar con la supervisión de un adulto.

Cuidados básicos

A pesar de ser una raza cuyo cuidado no presenta ningún tipo de problema, el whippet necesita una serie de cuidados básicos que incidan positivamente en su calidad de vida y que les permitan vivir el promedio de años que suelen alcanzar, que va de los 12 a los 15, de la mejor manera posible.

Alimentación

De que sus dueños escojan para ellas un alimento de calidad, dependerá el estado de salud y buena parte del aspecto de una mascota. Por suerte, el mercado pone a disposición de los dueños una esmerada selección de piensos, de entre los cuales debe escogerse uno seco, de la gama junior, mientras son cachorros y de la gama adult, más tarde.

Lo cierto es que cada tipo de can tiene unas necesidades nutricionales propias y, en el caso de los de tamaño reducido, requieren una completa dieta que favorezca el que crezcan rápidamente, garantizándoles el aporte de energía que su acelerado metabolismo necesita.

No debes caer en la tentación de ofrecer a tu perrito nada de aquello que te preparas tú mismo para almorzar o cenar, pues lo que te hace bien a ti, no se lo hace a él, mucho menos si se trata de alimentos dulces. De esta sencilla forma facilitarás el tránsito digestivo de tu chiquitín y le librarás de déficits a nivel alimenticio. Además, las razas pequeñas tienden a volverse caprichosas por lo que en el caso de que le acostumbres a alimentarle “a placer”, poco podrás hacer luego porque sea su propia comida la que le resulte apetecible.

Higiene

Tomar las suficientes medidas higiénicas que salvaguarden la cercana relación entre los miembros de la familia y un perro pequeño es, más que recomendable, absolutamente necesario. Que tu mascota se encuentre siempre limpia y en perfecto estado de revista, facilitará mucho las cosas a todos los miembros de la familia y hará que relacionarse con este chiquitín sea una auténtica delicia.

Higiene dental

La higiene bucal de los perros pequeños ha de ser exhaustiva, pues lo normal es que estos pequeñines tiendan a acumular en sus dentaduras placa bacteriana y sarro que termine dando lugar a problemas de mal aliento o halitosis. A nadie escapa que es muy molesto que una mascota desprenda tal hedor al respirar, por lo que se hace precisa una labor de prevención desde que el whippet es cachorro.

Al margen de que si estos problemas van a más deberán consultarse con el veterinario, desde que el perrito cuenta con unos meses de vida deberá acostumbrársele al cepillado dental, un hábito que no suele ser de su agrado pero que se hace absolutamente imprescindible.

Baño y secado

El pelaje fino, delgado y corto del whippet no requiere demasiados cuidados, únicamente los más generales. Salvo que se ensucie mucho y demasiado a menudo, porque frecuente lugares con abundante vegetación o tierra, bastará con que le bañes una vez al mes con un champú que sea adecuado para su tipo de pelo. No olvides tampoco el cuidado de sus uñas, una tarea que puede resultar un poco laboriosa al principio, pero que pronto acabarás por dominar.

Una vez fuera del baño, deberás secarle convenientemente con la ayuda de un secador de pelo a temperatura moderada. En invierno, no permitas en ningún caso que salga al exterior sin haberle secado por completo porque este perrito es muy propenso a sufrir frío, sintiendo en exceso los rigores de las temperaturas. Por esta razón, es el candidato perfecto para lucir un coqueto abriguito cuando impera un clima gélido.

Cepillado

Con el objetivo de que tu whippet luzca precioso y además de que sus mudas no resulten demasiado molestas para el resto de los miembros de la familia, el pelo corto de sus ejemplares ha de ser cepillado con regularidad y además su piel ha de hidratarse convenientemente.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Observar rigurosamente el calendario de vacunaciones impuesto por el veterinario y colocar a tu whippet las pipetas y collares antiparasitarios que el mismo profesional te indique para librarle de pulgas, garrapatas y gusanos intestinales, es esencial para su estado de salud.

whippet-mascotas-canes

Enfermedades más comunes

Aunque se trata de una raza bastante longeva y robusta, que como animal de compañía que hoy es ha pasado por un proceso de selección intenso, el whippet muestra una predisposición genética a desarrollar alguna de las siguientes dolencias:

  • Problemas oculares como cataratas, atrofia progresiva de retina o glaucoma (presión anormal en el globo ocular)
  • Problemas cardíacos
  • Hipersensibilidad a ciertos medicamentos y agentes químicos
  • Epilepsia
  • Síndrome de Evans (funcionamiento anormal de las plaquetas que el animal necesita para el control de los sangrados)

Aparte, hay que tener presente que la piel de este perrito es muy delicada, por lo que puede sufrir lesiones en ella con cierta facilidad.

Cuenta también con una cierta tendencia al sobrepeso, por lo que es responsabilidad de su dueño que consuma las raciones que el veterinario indique para mantenerlo en la línea.

Por fortuna, las enfermedades consideradas genéticas pueden ser detectadas, y en muchos casos evitadas, mediante pruebas de laboratorio.

Adiestramiento

No debe confundirse el hecho de que un perrito sea pequeño con el de que tenga menos necesidades a nivel de actividad física. El whippet, pese a su reducido tamaño, tiene una espectacular capacidad a la hora de correr que hace que precise un adecuado desgaste energético.

De este modo, cualquier ejemplar de esta raza será feliz saliendo a pasear 3 veces al día siempre que te sea posible y algunos de ellos requerirán además poder jugar y correr con otros perros. Dedicar unos minutos al día a jugar con él constituye igualmente una excelente manera de contribuir a su equilibrio físico y mental. Por ello, puedes ir experimentando con diversos juegos hasta dar con el que más le satisfaga. Permitirle jugar con otros perros desde cachorro durante sus paseos es el modo ideal de socializarlo.

Aprender una serie de órdenes básicas de comportamiento le será también necesario al objeto de proporcionarle seguridad en el lugar en el que se encuentre. Ahora bien, como ya hemos indicado con anterioridad, esta raza no tolera bien el castigo, por lo que los mismos no deben incluirse en su adiestramiento.

Muy al contrario, lo ideal es que adquiera disciplina mediante técnicas de adiestramiento positivo, de modo que inculques en tu whippet el concepto de estímulo positivo, o lo que es lo mismo, premies las conductas deseadas e ignores, siempre que no comprometan su seguridad, las negativas.

Whippet: consejos sobre su cuidado, alimentación, higiene o salud
4.5 (90%) 4 votes