Pinscher: Alimentación, Higiene, Adiestramiento y Cuidados para esta raza de perro

El Pinscher Miniatura, o Pin Min, como también se conoce a este perrito toy, es la variedad más conocida del perro Pinscher. Una mascota de lo más expresiva que te dará cariño a raudales.

Activos, juguetones, enérgicos y extremadamente resistentes para su tamaño, no dudarán en dar muestras de su inteligencia y obediencia. De fácil adiestramiento, ellos son compañeros fieles capaces de cumplir todas las expectativas de quienes buscan adoptar un compañero leal, que a la vez es muy valiente.

razas-perro-pinscher-pequeno

Todo lo que deberías saber sobre el Pin Min

Aunque algunos tachen esta raza de un poco complicada, aduciendo que este pequeñín ladra bastante y que su actitud con el resto de perros y con las personas puede ser recelosa, lo cierto es que convenientemente adiestrados, tendrás en ellos a la mascota que siempre deseaste.

Ahora bien, si lo que pretendes es un perrito al que tomar continuamente en brazos para acurrucarle y prodigarle todo tipo de mimos, debes saber que esto es algo que no le gusta demasiado. Muy territoriales, es frecuente que no tengan en cuenta su tamaño y que su valentía les lleve a ladrar a perros mucho más grandes.

Origen

Esta raza, también denominada Zweg Pinscher, es originaria de Alemania, allá por el siglo XVIII. En torno a su origen existen teorías de lo más diversas, una de las cuales dice que es posible que se desarrollara a partir de que se empezaran a cruzar Teckels y Galgos Ingleses. Incluso en tal cruce puede que también interviniera el Terrier, hecho que explicaría que el pinscher miniatura fuera un cruce de Manchester terrier y de perro toy.

Réplica en miniatura del pinscher mediano o pinscher alemán, no tiene ningún rasgo de enanismo, diferenciándose en el peso que en el caso del miniatura oscila de los 3,5 a los 5 kilos, mientras que el mediano está entre los 14 y los 20 kilos. Su longevidad roza los 13 años.

Existe la errónea creencia de que esta raza se originó a raíz del popular Dobermann. Su única característica común es que por los antepasados de ambos corrió sangre Terrier, apareciendo el Dobermann prácticamente cien años después. Prueba de ello es que el pinscher ya estaba presente en esculturas y pinturas de hace siglos.

Originario de las granjas alemanas, fue utilizado como perro ratonero y jamás cayó en manos de la aristocracia. En un comienzo la raza se llamó Reh Pinscher y englobó a todos los perros pequeños que pudieran presumir de cazar ratas.

En cuanto al nombre de pinscher se traduce por “mordedor”, calificativo que en nada se corresponde con su carácter. Aunque se dice de él que “se cree un perro grande”, en realidad es muy dócil y nada agresivo.

En el año 1895 esta raza sirvió de inspiración para crear el Pinscher Klub, que hoy se conoce como Pinscher Schnauzer Klub, redactándose sus estándares de perfección racial, así como describiéndose su adecuado temperamento y los colores que debía tener. De él puede afirmarse que es un perro con una actitud de la que hace gala frente a todo el mundo.

El primer sitio al que llegó desde el suyo de origen fue a los países escandinavos, siendo hoy una raza muy apreciada en los Países Bajos y en Dinamarca. Desde allí se fue extendiendo por toda Europa, llegando a Italia, donde es raza favorita a día de hoy, y alcanzando las islas británicas, lugar donde fue acogido efusivamente por su inteligencia, llamativo temperamento y facilidad de sus cuidados.

Hasta los comienzos de la Primera Guerra Mundial su popularidad fue en aumento, pero dada la problemática de la situación no fue hasta 1919 cuando su cría volvió a estar en auge.

Algún tiempo después, llegó a Estados Unidos acompañando a inmigrantes alemanes donde comenzó a destacar en las exposiciones caninas.

Características físicas

Aunque las medidas del Pinscher tienden a variar entre las distintas federaciones caninas del mundo, podemos apuntar algunos datos que sirven para determinar su tamaño y apariencia.

Su cabeza, vista desde el frete, parece ser estrecha. Sus ojos no son ovalados sino redondos y lo más oscuros que sean posible en consonancia al color de su pelo. De este modo, un pelaje negro ha de estar acompañado de unos ojos negros, mientras que en uno castaño los ojos serán castaños, cuanto más oscuros mejor.

Sus mejillas no deben sobresalir y su piel no ha de estar suelta, sino pegada. Su nariz es negra y sus labios no han de ser sueltos. Sus orejas deben estar colocadas altas y su pelo es corto.

El color de su pelo suele ser negro en la mayoría de ocasiones, lo que no quiere decir que sea totalmente negro, sino que cuenta con marcas perfectamente definidas de color marrón rojizo. Tiene una marca encima de cada ojo y sobre el hocico y la garganta, también una a cada uno de los lados del pecho, en las patas y en los pies así como debajo de la cola. Otros ejemplares tienen una tonalidad de un marrón castaño rojizo en todo su pelo.

Temperamento

El perro pinscher cuenta con una elegancia innata que le caracteriza. Intrépido, gallardo e independiente, se trata de una mascota autosuficiente a la que le encanta presentar un aspecto acicalado. Parece que por él no pasan los años porque se mantiene juguetón y con una enorme vitalidad por mayor que vaya haciéndose.

De esta raza hay que destacar su enorme inteligencia a la hora de aprender todo aquello que sus dueños le quieran enseñar. Si algo le gusta a este perro mini es complacer a su familia. Su sentido de la posesión le lleva a pensar que tanto su casa como quienes la habitan son de su pertenencia.

Pese a que a veces es algo tozudo, no cejará en su empeño de hacer cuantas monerías sean necesarias para ser el centro de atención de su casa y no perderá ocasión de exhibir su prodigioso sentido del humor.

El Pin Min es un perrito único a la hora de adaptarse con rapidez y facilidad a los ambientes y a las situaciones. Puede vivir con total comodidad en un pequeño apartamento, pero no por ello dejará de ser inmensamente feliz en una casa con jardín.

Su curiosidad no parece tener límites por lo que no es raro que se vea envuelto en algún tipo de problemilla, lo que hace necesario que sus dueños echen un vistazo de vez en cuando con el objetivo de revisar sus andanzas.

Una cuestión a tener en cuenta es que, pese a tratarse de una mascota obediente, si en algún momento se te escapa, es posible que tome la carrera de su dueño por alcanzarlo como un excitante juego al que no querrá poner fin.

Por este motivo cuando esté en la calle o en un jardín no cercado debe estar siempre vigilado e ir con su correa. Incluso dentro del hogar también deben extremarse las medidas de precaución con este inquieto pequeñajo. Una de las que hay que tomar siempre con él es la de no dejar el portón de la casa abierto, pues podría tomarlo como una invitación a salir.

Adornos que estén sobre las mesas o en las estanterías, constituyen para él una tentación. Los cojines del sofá y su relleno son otros de los objetos que hay poner a salvo del pequeñín, sobre todo cuando son cachorros y aún no tienen claro lo que pueden y lo que no pueden hacer.

Pese a su diminuto tamaño, es un estupendo perro guardián para la familia, con una cierta tendencia a ladrar en demasía que hay que controlar desde que son cachorros mediante el adiestramiento en positivo.

Mascota valiente donde las haya, te sorprenderá que a pesar de su reducido tamaño no vacila un momento en enfrentarse a otros perros de un tamaño mucho mayor.

De la misma forma que le encanta derrochar energía por doquier, también se siente enormemente dichoso cuando se sube a una cama o a un sofá junto a su dueño y se abraza a él.

Relación con otras mascotas

Su carácter moderadamente protector le hace ser un poco agresivo ante ejemplares de perritos de su mismo sexo.

Relación con niños

El que se conoce como el “rey de los Toys”, es un perrito elegante y musculoso que tiende a ser muy posesivo con sus seres queridos, estando siempre alerta, razón por lo que se dice de ellos que son buenos perros guardianes.

Pese a lo dicho, no se trata de la raza más adecuada para familias con niños pequeños, debido a que necesitan afecto, así como ser tratados con suavidad y tranquilidad. Sin embargo, son fenomenales con los niños un poco más mayorcitos.

 pinscher-perro-raza

Cuidados básicos

Una de las virtudes de esta raza de chiquitines es que necesitan pocos cuidados, por lo que la convivencia se simplifica mucho.

Higiene

A nivel de higiene hay que recordar que mantener escrupulosamente limpia a tu mascota le beneficia tanto a ella como a todos los miembros de la familia. Ello se debe al hecho de que los perros enanos suelen ir de unos brazos a otros de la familia, lo que supone un acercamiento que requiere de unas medidas higiénicas adecuadas.

Una precaución que es recomendable, sobre todo en los perritos que viven en la ciudad y que, por tanto sufren los efectos de la contaminación, es limpiar sus ojitos cada vez que se vea que por ellos asoman legañas. Retíralas con un paño húmedo, pues de lo contrario a tu mascota podrían molestarle al punto de que intentara eliminarlas con su patita, de manera que podría hacerse daño. Cuando tu pinscher vaya haciéndose mayor, es posible que comience a experimentar dificultades para mantener la humedad de sus ojos.

En cuanto a sus uñas, si no llegan a desgastársele de forma natural, es conveniente cortárselas, algo que no resulta demasiado sencillo y para lo que es mejor que le lleves a la consulta del veterinario.

Higiene dental

La diminuta dentadura de estos perritos tiende irremediablemente, como la del resto de razas de este tamaño, a acumular placa bacteriana y sarro, lo que termina traduciéndose en otros problemas como pudiera ser el mal aliento.

Para evitarlo, debes acostumbrarle a un cepillado regular de dientes. Esta actividad es probable que no le guste e incluso le incomode bastante, por lo que lo recomendable sería que comenzaras a efectuarla desde cachorro para ir acostumbrándole.

Otra forma de controlar estos problemas de dentición sería la de establecerle un sistema de premios consistente en esas galletitas o huesos que, a efectos de limpieza dental, se venden en establecimientos especializados y por los que tu chiquitín suspirará.

Baño y secado

Será suficiente con bañar a tu min pin una vez al mes con un buen champú especial para perros (nunca con uno para humanos) y que tenga un pH similar al suyo, es decir, un pH7.

Una vez le saques del baño, sécalo cuidadosamente con una toalla, retirando así todo el exceso de agua. A continuación aplica secador eléctrico, asegurándote de que no está a una temperatura demasiado alta, pues en ese caso podrías quemarle.

Debes tener la precaución de que tu pequeño pinscher no salga nunca a la calle aún mojado, pues podría constiparse, mucho más aún si es en invierno, pues estos perritos tienen fama de ser muy frioleros. Hay que tener en cuenta que su pelo es muy corto y que no tienen subpelo.

Por este motivo, si te llama la atención esa ropita y complementos monísimos que existen en el mercado para perros toy, el pinscher es tu raza ideal, pues son los primeros candidatos para lucir lo último en abriguitos de invierno.

Cepillado

En el mini pinscher, bastará con un buen cepillado para que la grasa natural que segrega su propio pelo lo mantenga limpio y brillante. En el período de muda, que suele coincidir con los cambios de estación, la frecuencia del cepillado ha de ser mayor. Utiliza siempre un cepillo que arrastre los pelos que estén sueltos pero que no arranque el resto.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Cuando adoptes tu min pin es muy conveniente que te entreguen su cartilla de vacunaciones, en la que verás reflejadas las dosis que se le han administrado y, por tanto, podrás saber cuáles son aquellas que le faltan. El veterinario será quien te indique cuál es el calendario de vacunaciones al que debes someter a tu pequeñín.

En lo referente a los parásitos intestinales, muchos de los cuales tienden a atacar en verano, pulgas, garrapatas y gusanos intestinales han de ser combatidos con pipetas y collares antiparasitarios que también te recomendará el mismo profesional.

razas-perros-pinscher

Enfermedades más comunes

El mini pinscher es una raza que en líneas generales goza de buena salud, si bien, como cualquier otra, es propensa a sufrir una serie de complicaciones a nivel de salud que en su caso son las siguientes:

  • Problemas del corazón. No nos estamos refiriendo a dolencias tan graves que pongan en riesgo su vida, pero sí a ciertas patologías que influyen a nivel de circulación de la sangre y que les hacen sufrir repentinos desmayos que les dejan inconscientes durante unos segundos, lo cual suele alarmar mucho a sus dueños.
  • Golpe de calor. Si bien este problema puede sufrirse por cualquier raza, la del pinscher es especialmente proclive a ello, por lo que es fundamental mantenerle a la sombra cuando se elevan las temperaturas.

Si el perro sufre una insolación o un golpe de calor, lo notarás porque comenzará a padecer diarreas y vómitos, incluso podrá llegar a desmayarse. En ese caso, no dudes en llevarlo urgentemente al veterinario. Si ello no es posible, deberás meterlo en una bañera llena de agua fría en la que el agua le llegue hasta el cuello.

  • Estreñimiento. Un problema común en ciertas razas y que afecta especialmente a la que traemos ente manos. Un adecuado cambio en su alimentación que incluya ciertas verduras poco cocidas y algo de comida húmeda suele ir muy bien para acabar con él. En caso de que sea necesario, también puedes darle una cucharadita de aceite que reactive su aparato digestivo.
  • La que más le afecta es la alergia al polen, que suele dar la cara en forma de un excesivo lagrimeo de los ojos y estornudos.
  • Enfermedad de legg de Perthes, que se confunde con la displasia de cadera. Tiene como consecuencia el desgaste del fémur y origina cambios artríticos. Es una afección congénita e incurable, cuyo dolor suele mitigarse con esteroides.
  • Atrofia progresiva de retina. Implica el deterioro gradual de la misma, que se manifiesta al principio con ceguera nocturna para más tarde dar lugar al fallo de la visión diurna también. Estos pequeñines tienen la extraordinaria capacidad de adaptarse bastante bien a esta patología, siempre que su entorno siga siendo el mismo.
  • Luxación rotular. El deslizamiento de las articulaciones de la rodilla se ceba también con esta diminuta raza. Condición hereditaria, tienden a desarrollarla las razas mini más activas que suelen dar saltos sin parar.

Adiestramiento

El pinscher es una estupenda mascota, aunque has de saber que siempre piensa por sí mismo y que tiende a que su carácter dominante impere. Su enorme inteligencia requiere que su dueño esté atento, sea paciente y se muestre siempre firme.

Su terquedad sugiere que su adiestramiento comience desde cachorro. En el entorno correcto y con la compañía correcta, pueden convertirse en unas mascotas de compañía inmejorables.

Los dueños de ejemplares de esta raza han de ser especialmente precavidos y no caer en el conocido “síndrome del perro pequeño”, es decir, que la ternura de su diminuto tamaño les embauque al punto de comenzar a comportarse con él como si de un bebé se tratase.

Hay que tener en cuenta que una mala crianza en este sentido hará que este pequeñín comience a creerse “el líder de la manada”, razón por la que tenderá a querer volverse el dueño de la casa y a imponer su voluntad sobre todos aquellos que allí habitan.

Un dueño con experiencia en adiestramiento e incluso sin ella, pero que muestre la firmeza que esta raza precisa, será aquel que sepa dejar claro que él es quien manda, evitando así que su mascota se vuelva caprichosa, inconformista y posesiva hasta la saciedad.

Una de las principales preguntas que debes hacerte cuando vayas a adoptar a un pinscher es si vas a tener tiempo para dedicarle a sus juegos y a su adiestramiento. Si además de tener un compañero atento, fiel y leal que te traspasará su alegría y felicidad, tienes la habilidad de hacerte entender con los animales, no te resultará nada difícil lograr que sea un perrito con un óptimo comportamiento.

Entre las numerosas ventajas de este perrito se encuentra que no necesita de unos cuidados específicos, por lo que se convierte en la mascota idónea para todo el que desee tener su casa controlada.

Estos perros valientes, que jamás temen a la adversidad y a los que la actividad física les fascina, necesitan un plus de ejercicio, por lo que agradecerán un buen paseo diario. Durante el mismo, también es fundamental que le dejes socializarse tanto con otros perros como con personas, por lo que no debes caer en el error de coger al tuyo en brazos, ni de llevarlo en un bolso ni nada parecido.

Cordiales y orgullosos, son también animados y exigentes y la socialización que les proporciona el paseo les viene de maravilla para controlar esa excesiva tendencia al ladrido que tienen y que les hace reaccionar de esta manera ante todo aquello que le llama la atención.

Mimándolo demasiado le harás un flaco favor a tu pequeño amigo. Lo que sí debes darle es la oportunidad, siempre que puedas, de que corra y juegue libremente en una zona cercada donde esté a salvo de posibles escapadas.

Una característica que quizás te llame la atención del perro pinscher es que se sentirá muy satisfecho acompañándote en todos tus trayectos, lo que incluye aquellos que realices en coche. Siempre que le lleves sin transportin recuerda que has de colocarle el cinturón de seguridad junto con un arnés, que le preserve de los daños que pudiera causarle un tirón inesperado.

Pinscher: Alimentación, Higiene, Adiestramiento y Cuidados para esta raza de perro
4 (80%) 1 vote