Schnauzer Mini: cuidados, alimentación, salud, higiene y consejos para adiestrar a este perro

Schnauzer Mini: cuidados, alimentación, salud, higiene y consejos para adiestrar a este perro
4.3 (85.71%) 7 votes

Le llaman “El Barba Azul Alemán” y es un perrito tan pequeño como maravilloso. Hermoso y activo, su llamativo carácter sorprende allí donde vaya. Pese a su tamaño, no es precisamente ni tímido ni apocado.

Siempre alerta y listo para la acción en cualquier momento, se convertirá en el rey de la casa en un abrir y cerrar de ojos. Un peludo y fiel miembro más de la familia que hará las delicias de sus encantados dueños.

schnauzer-mini-razas-cuidados

Todo lo que deberías saber sobre los Perros Schnauzer

Sus bigotes plateados llaman la atención de propios y extraños, junto con su enérgico carácter y su fidelidad sin límites. Cuentan con la capacidad de dar cariño a raudales y los hay de todos los tamaños, partiendo del potente schnauzer gigante y llegando hasta el pequeñín schnauzer miniatura.

A este pequeño bravucón le encanta compartir las vicisitudes diarias con los suyos. Su inteligencia le lleva a saber cómo complacer a cada uno de ellos, al mismo tiempo que consigue que todos lo pasen bien con él. Por si todo esto fuera poco, es muy positivo y formal.

Origen

Del schnauzer miniatura ya sabemos ciertas cosas por su nombre, como que su pequeño tamaño lo convierte en una versión reducida de una talla mayor, el schnauzer, término alemán que se traduce por “hocico”, por lo que se trata de una raza alemana de prominente hocico.

Este bravo perro alemán de trabajo es muy valorado por su inteligencia, sus poblados bigotes y su elegancia innata, que le confieren aspecto de “gentleman”. Clasificado en Estados Unidos en el grupo de los terrier, En Europa y en el Reino Unido se le clasifica, sin embargo, como perro de utilidad. Catalogaciones aparte, se trata de un magnífico perro de compañía muy querido en todos los rincones del planeta.

Entre las razas caninas, el schnauzer no es de las más antiguas, remontándose sus orígenes a 1880. Fue en Alemania donde se desarrollaron dos variedades de schnauzer partiendo del schnauzer mediano: el gigante y el miniatura.

El schnauzer mediano fue un perro de trabajo dotado de gran resistencia y muy habitual en las granjas alemanas, que fue retratado por importantes pintores como el gran maestro Rembrandt, comenzando su cría en serio hacia 1880.

Los schnauzer medianos más pequeñitos se cruzan con affenpinschers, reduciendo así su tamaño y dando lugar al schnauzer miniatura, cuyo primer ejemplar nació en 1898.

Esta raza se importó a Estados Unidos en 1923, cinco años antes de que se hiciera al Reino Unido. Tanto el schnauzer mediano como el miniatura se exhibieron en Estados Unidos en el grupo de perros de trabajo conocidos como pinscher de pelo duro.

Los schnauzer miniatura fueron progresando con más rapidez en Estados Unidos y con menos en el Reino Unido, dadas las estrictas leyes de cuarentena británicas y a que el corte de orejas se prohibió en ese país, mientras que a los ejemplares estadounidenses y alemanes se le seguían cortando.

A día de hoy es una raza muy popular en las exposiciones que se celebran en Nueva Zelanda, Canadá, Europa, Sudamérica, Japón, Taiwán y Sudáfrica, cautivando los corazones de los aficionados de todos estos lugares.

Características y rasgos físicos

Su altura a la cruz es de 30 a 35 centímetros y su peso oscila entre los 5,5 y los 9 kilos, contando con un promedio de vida que ronda los 14 años.

El schnauzer miniatura es un pequeño perro que ha desarrollado un cuerpo muy sólido, bien proporcionado y cuadrado. Su cabeza es fuerte y de forma rectangular con un ancho que se reduce ligeramente de las orejas a los ojos. Su hocico es fuerte. Su nariz es de color negro. Sus dientes se cierran en forma de tijera. Sus ojos están algo hundidos, siendo pequeños y de color marrón oscuro. La implantación de sus orejas es alta, recortándose en algunos países para que queden en forma de punta, práctica prohibida en casi todos los países de Europa. Al no cortarlas, quedan en forma de “V”, plegándose hacia la cabeza.

Sus patas delanteras son rectas y su cola, hacia arriba y recta, suele cortarse también en algunos lugares mientras que en muchos otros está prohibida esta práctica.

Color y capa

Como la pequeña réplica que es del schnauzer mediano y del gigante, en él resaltan desde su peculiar bigote hasta su llamativa barba, siendo en cualquier caso un perro muy aseado. Cuando lleva el pelo corto es liso pero si dejas que le crezca se rizará.

El pelaje del schnauzer miniatura cuenta con dos capas:

Su capa externa está formada por pelos gruesos nervudos que actúan como repelentes al agua y a la suciedad. En las demostraciones, suele lucir corte uniforme en espalda, tronco, cabeza, cuello y cola, lo que da a su pelaje apariencia de liso, si bien visto de cerca constatarás que su textura no es lisa del todo.

Su capa interna es densa y suave. A pesar de estar algo oculta sirve para mantener al perro calentito en los meses más fríos. Otra de las ventajas de los schnauzers es que apenas sueltan pelo, por lo que se trata de una raza hipoalergénica. Pese a ello, el pelo de su capa interna muere y ha de quitarse de modo manual como mínimo dos veces al año si se quiere mantener el aspecto distintivo de la raza.

En cuanto al pelaje de las patas y de la cara de este perrito es rizado. Los peluqueros caninos se refieren a estos pelos como “plumas”, si bien las mismas nada tienen que ver con las que lucen los pájaros. Reciben este nombre porque sobresalen. Una vez hayas bañado a tu schnauzer miniatura y lo hayas secado, tanto las plumas de las patas, como el bigote y la barba se verán lisos. Ahora bien, si dejas que se seque al aire libro, estos pelos se rizarán.

En lo relativo a sus colores, los que se aceptan son el negro puro con lanilla interior negra, el negro y plata, el blanco puro con lanilla interior blanca y el sal y pimienta.

schnauzer-mini-raza-perro

Temperamento

El que antaño fuera un perro extraordinario como cazador de ratas, bastante menos ruidoso y más animado que los terriers británicos, hoy es un fiel compañero de lo más valorado en Norteamérica, donde constituye una de las razas predilectas.

Tranquilo, fácil de educar en obediencia y poco mordedor, sí es un ladrador entusiasta y, por tanto, un magnífico guardián. De su ladrido se dice que más bien es un aullido en voz baja. A día de hoy conservan el instinto de cazar alimañas y los hay que son un poco desconfiados con los desconocidos, más aún si no se trata de perros estables, aunque normalmente son muy cariñosos con todas las personas.

Por desgracia, el incremento de su popularidad ha hecho que se críe de manera indiscriminada y hoy la raza cuenta con problemas de salud muy frecuentes y con un temperamento algo más nervioso.

Juguetones, inteligentes, felices y enérgicos, querrán convertirse en el blanco de las atenciones de toda la familia. También son muy afectuosos, comprometidos y dóciles.

Sin duda, esta no es una raza para quienes buscan un perro faldero sedentario, pues se trata de un perrito muy activo que requiere unos dueños con un modo de vida acorde a sus necesidades de actividad.

Quienes tienen un schnauzer miniatura en casa hacen referencia al constante brillo de sus ojos que parece incitar al juego con ellos. Su agilidad, inteligencia y el hecho de que siempre esté alerta son algunos de los factores que le hacen tender a ver a su propietario como a un igual, circunstancia que dificulta en cierta manera su adiestramiento, pero que tiene fácil corrección.

Su incesante actividad hace que con él hayan de tomarse una serie de precauciones que incluyen no dejarle suelto, salvo que el recinto en el que se encuentre sea un jardín vallado. Piensa que de pasear suelto a tu lado, podría ver a algún otro animal que se convierta en un objetivo para él, como pueda ser un gato y podría correr tras él, con la consiguiente posibilidad de sufrir un accidente de tráfico.

Intrépidos y perseverantes, hacen gala de un fuerte carácter que hace necesaria la conveniente socialización del perrito desde cachorro. De este modo, evitarás que en el futuro tu amigo se convierta en un perrito demasiado miedoso o que dé muestras de agresividad.

Aunque su tamaño es pequeño, los schnauzer miniatura necesitan de una generosa dosis de ejercicio diario. Un mínimo de un par de paseos y algún ratito de juego al día les mantienen en un perfecto estado físico y mental.

Algo que también necesitan es la frecuente compañía de la familia por lo que no son perros que deban permanecer demasiado tiempo solos, un factor a tener en cuenta antes de adoptar a un cachorro de esta raza.

En el caso de acusar demasiado la ausencia de los suyos, van a tender a desarrollar hábitos destructivos motivados por la indeseable ansiedad por separación, siendo capaces de acabar con el mobiliario y los objetos de la casa y con los zapatos.

Estos perritos han de vivir en el interior de las casas y se adaptarán perfectamente a la vida en un pequeño apartamento con tal que sus necesidades de ejercicio estén cubiertas.

Relación con otras mascotas

Siempre que los dueños muestren el adecuado nivel de liderazgo, el schnauzer miniatura podrá convivir a la perfección con otros perros con la única condición de que haya sido socializado desde cachorro, consiguiendo así que sea el compañero ideal para todos los integrantes del hogar.

Relación con los niños

Los padres con niños encontrarán en sus ejemplares a unos fieles compañeros para sus hijos que estarán encantados de acompañarles en sus largas horas de juego.

Dicho esto, como cualquier otro perro pequeño, el schnauzer miniatura precisa que los niños no sean demasiado rudos al jugar con él. No en vano, su pequeño tamaño podría llevarle a sufrir algún percance si los más pequeños de la familia no tienen cuidado con él y, por ejemplo, lo dejan caer desde sus brazos, lo que puede llevar fácilmente a una rotura de una de sus patitas.

Evitarlo pasa por inculcar a los niños unas pautas de educación y respeto hacia las mascotas absolutamente imprescindibles para relacionarse con ellas de un modo sano.

Cuidados básicos

De los cuidados que se dispensen a un perro va a depender en gran medida su calidad de vida la longevidad que alcance.

Alimentación

La alimentación es un factor crucial en lo referente a la salud y al aspecto de un perro. Cuando son cachorros, y una vez alcanzada la etapa del destete, el mejor alimento será el que cumpla con todas las necesidades nutricionales para que crezca y se desarrolle de forma adecuada y con energía. Hazte con un buen pienso seco de calidad que sea la base de su alimentación, de entre los que encontrarás en el mercado dentro de la gama junior, y verás cumplidas todas tus expectativas.

Una vez alcance la edad adulta, puedes seguir alimentándolo con un pienso similar pero de la gama adult que se adapte a las necesidades nutricionales de la raza. Un pienso de estas características te asegurará que tu perrito se mantenga en un peso adecuado.

Higiene

Si bien la higiene de cualquier perro es un factor determinante para su óptima relación con la familia, en el caso de las razas caninas pequeñas aún lo es más, dado que estos chiquitines disfrutan pasando de unos brazos a otros. En cualquier caso, la higiene de estos perritos no necesita de unos cuidados específicos demasiado exhaustivos, lo que facilita mucho la vida diaria.

Higiene dental

Como sucede con el resto de los miembros de las razas pequeñas, la higiene oral es el gran caballo de batalla de las mismas. De no ser correcta, la acumulación de placa bacteriana y de sarro estará garantizada, dando lugar a problemas desde incómodos como el mal aliento o la halitosis hasta otros más complicados como puedan ser infecciones que llegado el momento pudieran llegar a comprometer la salud de tu peludo compañero.

Si no quieres que esto ocurra, ve familiarizándolo desde cachorro con el cepillado regular de dientes, un hábito que no va a ser de su agrado pero que tolerará mejor si es una constante en su vida desde pequeño.

schnauzer-miniatura-cuidados-higiene-alimentacion

Baño y secado

El pelaje de un schnauzer miniatura es más suave que el de sus hermanos mayores, los schnauzers estándares y gigantes, lo que facilita que el pelo se enrede con frecuencia. El pelo de muda y los nudos han de removerse antes del baño.

Existen en el mercado del estilismo canino productos destinados a desatar los nudos que aplicarás sobre los que no puedas desenredar, a la par que continuas cepillando a tu perrito mientras va haciendo efecto el producto. A continuación desenredarás dichos nudos con el peine que suelas utilizar para ello.

Estos productos gozan de gran poder de limpieza que facilitará la rápida retirada de la suciedad, siendo respetada a la perfección la textura original del pelo gracias al efecto texturizante de la fórmula.

Cuando saques a este pequeñín del baño y tras retirar el exceso de agua con una toalla, utilizarás un secador eléctrico con cierta potencia, eso sí, a temperatura moderada y apenas acercándolo a su piel para no quemarle.

Cepillado

Como venimos comentando el pelo del schnauzer miniatura tiende a la formación de nudos siendo la mejor forma de prevenirlos el intenso cepillado, con un cepillo de cerdas suaves preferiblemente.

Cuando se encuentran en la etapa que va de los 12 a los 15 meses han de ser cepillados a diario, debido a que les está creciendo el que va a ser su pelaje definitivo de adulto, no debiendo permitirse que el pelo de cachorro que está muerto se siga enredando con el nuevo pelo que está creciendo.

Alcanzados los 15 meses de edad, ya podrás pasar a un cepillado varias veces a la semana, no teniendo que ser diario.

La barba y el pelo de las patas del schnauzer miniatura tienen que ser cepilladas igualmente. Hay que partir de la base de que el cepillado es un hábito que, practicado de forma regular, va a ser placentero para tu mascota, la cual al principio es normal que muestre inquietud al respecto.

Esta raza cuenta con la particularidad de que va a requerir los servicios de un estilista canino que le vaya cortando el pelo a partir de los 15 meses de edad. Lamentablemente para ellos, en muchas ocasiones los perros destinados a exhibición son sometidos a una técnica denominada stripping que consiste en arrancar el pelo muerto en lugar de cortarlo.

Esto es así porque al tratarse de un pelo duro, los expertos indican que no conviene afeitarlo ya que perdería su textura similar a la del algodón. Por suerte para ellos, la mayoría de los ejemplares que se destinan a la compañía de las familias son sometidos a cortes de pelo convencionales.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Ningún dueño debería permitir que la salud de su perro se viera en peligro por no administrarle las dosis de vacunas que el veterinario recomiende. Para ello, lo mejor es entregarle a este profesional la cartilla de vacunaciones que recibirás en el momento de adoptar a tu mascota.

Por otra parte, pulgas, garrapatas y gusanos intestinales tampoco podrán proliferar en el organismo de tu chiquitín si le colocas las pipetas y los collares antiparasitarios que el veterinario te indique.

Enfermedades más comunes

El schnauzer miniatura es una raza sana en general pero que, como cualquier otra, cuenta con una predisposición genética a sufrir una serie de enfermedades, que en su caso son las siguientes:

  • Enfermedad de Legg-Perthes. Una enfermedad ósea que afecta tanto a esta raza como a la de los terrier escoceses de patas cortas. No es una enfermedad hereditaria sino que parece que es debida a una herida o a un problema nutricional. Es muy dolorosa y se manifiesta con una cojera del perro de una o de las dos extremidades posteriores hasta que se le atrofian.
  • Síndrome del comedón del schnauzer. Es un tipo especial de dermatitis folicular que se da con frecuencia en esta raza.
  • Megaesófago. Una patología que presentan algunos cachorros de schnauzer y que a menudo dificulta su alimentación.
  • Criptorquidismo y pseudohermafroditismo. Enfermedades que afectan al sistema reproductor de esta raza.
  • Estenosis pulmonar. Defecto cardíaco congénito que se traduce en un estrechamiento entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar. Si es grave, se trata de erradicar con una valvuloplastia con balón.
  • Problemas oculares. Algunas de las más frecuentes son cataratas congénitas, cataratas tardías, distrofia retiniana adquirida súbita y atrofia progresiva de retina.

Adiestramiento

El schnauzer miniatura no es un perro difícil de adiestrar. Con una cierta constancia, un propietario al que le guste esta faceta puede pasarlo fenomenal adiestrándolo. Esta raza puede presumir de haber ido consiguiendo títulos en pruebas de obediencia desde que las mismas se iniciaron.

Otra faceta en la que esta raza destaca es en las pruebas de agility en las que los perros corren por un circuito con escaleras, vallas, saltos y obstáculos varios. En ellas no solo realizará ejercicio la mascota sino también el dueño.

Lo dicho es la consecuencia de que el schnauzer miniatura es una mascota enérgica que necesita un buen paseo diario que debiera ser complementada con una buena dosis de juego.

Esta raza tiene tendencia a sufrir el “síndrome del perro pequeño”, consistente en creerse el líder de la manada y por tanto querer llevar la iniciativa en todo cuanto les rodee. Está en un buen dueño el hacerle ver que es él quien lleva la iniciativa y el mando de la situación, mostrándose inflexible.

Una buena manera de hacer que tu schnauzer miniatura comprenda esta situación es hacerle ir pegado a tu talón o detrás de ti cuando vaya paseando, de modo que entienda que eres tú quien manda. También puedes enseñarles a pasar por entradas y puertas detrás de las personas.


DMCA.com Protection Status