Dálmata: curiosidades y consejos sobre alimentación, higiene o salud de esta raza

Dálmata: curiosidades y consejos sobre alimentación, higiene o salud de esta raza
4.6 (91.11%) 9 votes




 
No hace falta que adoptes “101 Dálmatas” como en la famosa película de Disney, pues con que te lleves uno a casa, sea cachorro o adulto, te sobrará para saber lo que es amor y lealtad en estado puro, de la mano de esta raza canina que se caracteriza por su llamativo pelaje moteado de color negro, limón o hígado, sobre fondo blanco.

Un perro leal donde los haya, con un carácter estable y tranquilo que serenará tu hogar. De lo único que tendrás que preocuparte, si lo escoges como tu mejor amigo, es de que pueda realizar el ejercicio suficiente para liberar la tensión acumulada durante el día.

dalmata-cuidados-consejos

Todo lo que deberías saber sobre el Dálmata

Muchos propietarios de dálmatas coinciden en que tras esas manchas, esta raza canina lleva consigo mucho. Un singular y precioso aspecto físico que se une a una personalidad exuberante y extravertida, es la clave para que queramos tener en casa a nuestro particular “Pongo” o “Perdita”.

Su hermosura es tan innegable como lo es la originalidad de su apariencia, que en nada se asemeja a la de cualquier otra raza. Un perro distinto, maravilloso y sociable que te cautivará desde el mismo momento en el que llegue a tu vida.

Una de las grandes curiosidades que rodean a esta raza es que, cuando nacen, las crías carecen de manchas, que van apareciendo por todo su cuerpo a lo largo de su primer año de vida.

Origen

De este perro se sabe que es muy antiguo, pero se desconocen sus orígenes exactos. Existen evidencias acerca de canes de este tipo ya en la civilización egipcia. Otros apuntan a que sus orígenes se encuentran en la actual Yugoslavia, donde un hombre llamado Yuri Dalmatin creó la raza.

Por si todo esto fuera poco, el hecho de que haya una provincia que baña el mar Adriático cuyo nombre es Dalmacia, hace suponer que el dálmata parte de ese lugar. Lo que parece evidente es que en la historia de este perro nunca ha faltado la constante presencia de los caballos, animales con los que se les asocia.

La llegada a Inglaterra supuso un antes y un después para este can y se remonta a finales del siglo XVII. Su popularidad creció primero entre la clase alta inglesa, que los utilizaba como “perros de carruaje” o “perros cocheros” con fines tanto protectores como “estéticos”. Siempre que los dueños estaban viajando, eran los dálmatas los encargados de vigilar a caballos y carruajes.

En los viajes largos, el dálmata no tenía parangón, puesto que corría al lado de los carruajes y, una vez los pasajeros bajaban, el animal se quedaba de guardia. Sin embargo, una vez este tipo de medio de transporte dejó de utilizarse, los dálmatas fueron abandonados a su suerte debido a que ya no se les necesitaba.

Como “perros bomberos” también adquirieron gran popularidad en Inglaterra, al punto que aunque hoy día no acompañan a los miembros de este colectivo en sus labores, lo cierto es que esta designación se ha mantenido en Inglaterra.

En los rings de exposición también fueron escalando posiciones de popularidad y el presidente del hoy conocido como British Dalmatian Club, Mr. Fred Kemp fue una figura clave para que la raza no desapareciera durante la devastadora Primera Guerra Mundial, durante la cual siguió criando dálmatas.

La verdadera fama de esta raza llegó después de ese conflicto bélico, lo que hizo que a partir de los años 30 se fundaran importantes líneas en Gran Bretaña, las cuales, junto con sus descendientes, mejoraron notablemente la raza en todo el mundo, ya que muchos de estos ejemplares fueron exportados a otros países.

Desde entonces, la popularidad del dálmata se ha mantenido constante, siendo una verdadera estrella en Estados Unidos gracias, entre otros factores, a las poderosas campañas de publicidad de la industria Disney y siendo muy valorado también en otros países como Australia y Alemania.

Características y rasgos físicos

Con una altura a la cruz de entre 50 y 61 centímetros y un peso que oscila entre los 22 y los 25 kilos, si hay un rasgo físico característico de los dálmatas ese es, sin lugar a dudas, el de sus peculiares manchas…

Seguir leyendo
Hay quien dice que las manchas son las marcas de belleza del dálmata, una raza distinguida y elegante. Su cabeza es proporcionada y se encuentra en armonía con el resto del cuerpo. No tiene arrugas y su forma es de prisma. Sus ojos son ovalados y del mismo color que sus manchas. Su stop o depresión naso-frontal está definido de forma moderada. Su nariz ha de ser también del mismo color que el resto de las manchas de su cuerpo. Sus orejas son de inserción alta, con los bordes redondeados y de forma triangular, moteadas y colgantes.

Su cuerpo es rectangular, con una longitud algo mayor que la altura a la cruz. Su espalda es poderosa y recta, con la grupa algo inclinada y el lomo recto. Su pecho es profundo y no demasiado ancho. Su vientre no llega a estar hundido, pero sí moderadamente recogido. Su cola es larga, con forma de sable y preferentemente moteada. Te sorprenderá ver la rapidez con la que su alegre cola no para de moverse, por lo que no debes dejar objetos preciados al alcance de la misma.

Color y pelaje

El pelaje del dálmata no es largo (aunque se sabe de la existencia de dálmatas de pelo largo). El pelo ha de ser liso y su rutina de acicalado no es complicada, pero sí debe ser constante. Este perro va a mudar su pelaje lo que supondrá pelos blancos por todos lados, una cuestión que ha de ser valorada por sus potenciales dueños. Este original pelaje se traduce en motas negras, color limón o hígado sobre un fondo blanco.

Si eres de los que piensas que el pelo corto no requiere atenciones, estás bastante equivocado. La piel del dálmata es muy sensible y has de mantenerlo limpio, aportándole los hidratantes que precisa, pues de lo contrario su pelo se tornará mate y su piel comenzará a darle problemas. Además, las mudas serían impresionantes.

dalmata-hermosos-grande-salud

 
 


Temperamento

Elegantes, enérgico y cariñosos. Estos son solo algunos de los adjetivos con los que podríamos definir a los dálmatas. Una raza extrovertida y juguetona, dinámica y amigable, que muestra un auténtico entusiasmo por la vida y cuyos ejemplares disfrutarán enormemente si les haces partícipe de cuantas más actividades, mejor.

Dentro de la casa es tachado por muchos dueños como de cien por cien revoltoso, si bien bastará con que puedas dedicarle algo de tiempo y jugar con él, para que canalice toda la energía acumulada y te muestre al ser noble y abnegado con su dueño que lleva dentro.

Inteligente y de fácil adiestramiento, también se le achaca un alto grado de tozudez, pero ello le ayudará a no parar hasta haber aprendido muchas y distintas cosas, que además hará bien.

En el caso de que cuentes con un jardín por el que correr libremente, se sentirá enormemente dichoso, pero si puede tener un compañero de juegos, humano o no, que le acompañe, lo será aún más.

Correr, pasear o jugar con una pelota le encanta y no tendrá ningún reparo en demostrarte su enorme felicidad siempre que se sienta el centro de tu atención. Ya hemos hecho alusión a que el dálmata es un perrito muy activo, que requiere dosis de ejercicio diario que le ayudarán a mantener un cuerpo saludable y un porte elegante.

Este divertido animal destaca también por ser un extraordinario perro guardián, con un impresionante instinto protector, siendo además un buen acompañante para aquellos que disfruten yendo a cazar.

Como mascota familiar no puede ser más dócil, mostrando siempre su fidelidad y paciencia, incluso en las situaciones más incómodas. El cariño que demuestra a su familia es más sorprendente aún si pensamos que se trata de un perro que fue utilizado para el trabajo en su momento, razón por la cual su carácter se volvió algo independiente.

De esa independencia hace gala de vez en cuando, lo que se refleja, por ejemplo, en el carácter explorador de este perro, que saldrá a flote tan pronto dejes de supervisarle. Ahora bien, el hecho de que conserve este rasgo no quiere decir en absoluto que este perro no esté hecho para las personas. Es más, el dálmata va a demostrarlo siempre que pueda, volcándose al máximo con sus dueños.

Uno de los innumerables puntos a favor de esta raza es la enorme empatía que llega a desarrollar respecto a los suyos. Este inteligente perro es capaz de adaptarse a la perfección a los estados de humor de cuantos le rodean. Un dálmata capta “al vuelo” si su dueño se encuentra o no feliz y, conforme a ello actúa. Por este motivo, si tienes ganas de jugar, se convertirá en el más alegre de tus compañeros, mientras que si estás triste o preocupado, le tendrás acurrucado a tu lado en señal de apoyo.

El siguiente extremo que debes tener en cuenta es que el dálmata necesita espacio para moverse, por lo que no es el perro ideal para tener en un apartamento. El hogar idóneo para él es una casa que disponga de jardín por el que corretear, haciendo un continuo alarde de energía.

Ahora bien, lo dicho no significa que el dálmata deba vivir en el jardín, pues este no es un perro que disfrute estando todo el día fuera de casa. Por el contrario, del mismo modo que es feliz haciendo ejercicio, también lo es participando en las actividades diarias del hogar como un miembro más. Aparte, la sensibilidad de su piel y lo corto de su pelaje no lo hacen apto para vivir a la intemperie. Los cambios climáticos extremos tampoco le sientan nada bien.

Hay quien cree erróneamente que estos perros son hiperactivos o difíciles de controlar. Simplemente necesitan el adiestramiento adecuado, si bien en las razas más activas esta necesidad es mucho más evidente. De hecho, no va a haber dálmata que acepte de buen agrado el confinamiento en un lugar pequeño en el que no pueda expandirse a sus anchas.

Quizás no sepas que los dálmatas son capaces de vocalizar bastante, no solo ladrando, sino emitiendo distintos ruidos que producen mediante su voz ante ciertos tipos de situaciones.

Relación con otras mascotas

Para que el dálmata llegue a ser cordial con otros perros precisa una temprana socialización ya que, de no ser así, este perrito puede llegarse a ser algo agresivo con el resto de sus congéneres.

Relación con los niños

En lo tocante a los más pequeños de la casa, las cosas cambian. El dálmata y los niños forman un binomio perfecto que llenará tu hogar de alegría y dinamismo. No sabrás cuál de ellos tardará más en cansarse y es probable que sus sesiones de juego parezcan interminables.

Esto no significa que los juegos entre tu mascota y tus niños (sobre todo si son demasiado pequeños) no requieran una cierta supervisión por parte de un adulto, dado que la exuberancia del dálmata puede hacer que tumbe por accidente a un niño mientras juegan.

Cuidados básicos

Los cuidados que dispenses a tu mascota van a estar en relación al número de años que viva y a la calidad que disfrute durante los mismos. En el caso del dálmata su longevidad oscila entre los 10 y los 13 años.

Alimentación

Este precioso can, que hace las delicias de los niños, pero que requiere un amplio compromiso por parte de las familias a la hora de acompañarle a dar largos paseos con los que puedan quemar energía, precisa también una buena alimentación, más aún que el resto de las razas.

De que le proporciones un pienso seco de calidad va a depender en gran medida la salud de su piel y el aspecto de su pelo, por lo que no te va a quedar más remedio que hacer un desembolso económico algo mayor y darle únicamente de lo bueno, lo mejor.

Si tienes en cuenta que esta raza suele padecer con frecuencia problemas cutáneos del estilo de la piel atópica y afecciones relacionadas con el ácido úrico, lo recomendable es que su pienso no contenga ni pollo ni carnes rojas. Los piensos compuestos de patata y salmón son una de las mejores opciones.

Otro aspecto que has de contemplar es que el dálmata es un auténtico glotón que nunca parece saciarse. Es por ello que debes servirle únicamente la cantidad de comida indicada para su peso y edad, pues si por él fuera seguiría comiendo sin cesar. La información sobre las adecuadas cantidades puedes encontrarla tanto en el envase del pienso como en la propia consulta del veterinario.

La hidratación del dálmata es igualmente crucial. Procura que el tuyo tenga siempre a su disposición un cuenco con agua fresca, ya que la actividad de estar raza hará que beba unos tres litros de agua diarios.

Higiene

La higiene de cualquier mascota es esencial tanto para ella misma como para el resto de la familia, pues nada más desagradable que un animal que no esté limpio, despidiendo mal olor por toda la casa.

En el caso del dálmata deberás prestar especial atención a la frecuente limpieza de sus oídos porque este perrito es muy propenso a sufrir de otitis. Hazlo una vez por semana con una gasa empapada en un producto de limpieza específico.

Por lo demás, se trata de una raza muy limpia que no necesita muchos más cuidados específicos, salvo un recorte de uñas periódico.

Higiene dental

Una óptima higiene bucodental forma parte de los cuidados básicos de tu mascota, con la que además vas a evitarle molestias y problemas de salud que pueden llegar a ser graves.

La consecuencia de una higiene dental deficitaria en tu perro es una indeseable disminución de su calidad de vida. Si notas que aparece sarro en su dentadura, no lo dudes, la limpieza de su boca es insuficiente.

Prevenir el depósito de sarro es vital para que tu perro no sufra dolencias bucales del estilo de la enfermedad periodental que, caso de prosperar, puede destruir el hueso alveolar, lo que conllevaría la pérdida de la pieza dental y el debilitamiento de la mandíbula.

La primera medida preventiva que has de tomar desde que tu perro no sea más que un cachorro es la de acostumbrarle al cepillado dental. Pese a hacerlo, lo normal es que con el paso de los años el temido sarro termine depositándose en sus dientes, momento en el que deberás acudir a tu clínica veterinaria para que le efectúen un tratamiento periodental profesional.

Baño y secado

Salvo que tu dálmata esté extremadamente sucio, bastará con que le bañes una vez cada dos meses. Al tener una piel sensible, no conviene bañarle con mayor frecuencia pues terminarías por eliminar los aceites esenciales de su piel, causándole molestas irritaciones en la misma.

Antes de meterlo en el baño, cepíllalo, porque pese a tener una sola capa de pelo, el pelaje del dálmata basta para obstruir el desagüe de tu bañera. El cepillado ha de responder a un movimiento circular.

Utiliza un champú específico para perros y aclara con abundante agua calentita. Una vez le hayas sacado del baño, usa una toalla para retirar el exceso de humedad, con la que le frotarás vigorosamente al objeto de eliminar la mayor cantidad de agua que puedas, para terminar la operación aplicando secador eléctrico a temperatura moderada. Si no lo haces así, recuerda que, como mínimo, deberás preservar a tu dálmata de las temperaturas externas y de las corrientes de aire hasta que esté seco por completo.

Cepillado

Los propietarios de dálmatas pueden dar fe de que estos perros pierden ingentes cantidad de pelo en cualquier época del año. Su pelaje duro y corto termina por adherirse a la mayoría de superficies, lo que dificulta mucho su retirada. Para reducir los efectos de tal pérdida, puedes cepillar a tu mascota durante cinco minutos cada día.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Todo dueño debe ocuparse de cumplir con el calendario de vacunaciones que el veterinario especifique para su perro, con el fin de establecer las necesarias medidas preventivas ante las enfermedades infecciosas en cachorros y animales adultos.

En lo relativo a mantener a raya garrapatas, pulgas y gusanos intestinales, lo conseguirás con la colocación de pipetas y collares antiparasitarios.

dalmata-cachorro-alimentacion

Enfermedades más comunes

Para mantener a tu dálmata libre de problemas, nada como estar al tanto de la información referente a los problemas de salud que suele padecer esta raza.

  • Problemas de sordera. Un dálmata puede nacer o no con la capacidad de oír. En esta raza no es un problema que pueda sobrevenir con el paso del tiempo. Someterle a la Respuesta Auditiva Provocada por el Tallo Cerebral (RAPTC) es la manera más efectiva de saber si el tuyo oye.
  • Problemas cutáneos. El dálmata posee una piel sensible tendente a padecer alergias e irritaciones varias. Los ejemplares que más suelen padecerlas son aquellos cuyo pelaje presenta un aspecto menos sano.
  • Problemas del tracto urinario. Las infecciones y cálculos son dolencias comunes entre estos animales, que han de ser convenientemente prevenidas.
  • Otros problemas. Los dálmatas sufren de ciertas patologías como son la displasia de cadera, la displasia de codo, la torsión gástrica, la atrofia progresiva de retina (APR), la deficiencia de inmunoglobulina A (IgA9), la epilepsia y la enfermedad de von Willebrand.

Adiestramiento

Esta enérgica raza no para de juguetear por la casa, pero también es muy inteligente y obediente. Partiendo de la base de que el dálmata adquiere los conocimientos con rapidez, elige siempre aquellos momentos en los que acabes de sacarle de paseo y haya quemado energía para que te preste atención.

Entre las particularidades del dálmata se encuentra la de que es tendente a cansarse rápido de las sesiones de entrenamiento, por lo que habrás de realizar dos sesiones cortas con diferentes ejercicios, una por la mañana y otra por la tarde. La duración de las mismas no debe superar los 5 minutos, tiempo suficiente para que logres tener una mascota educada.


DMCA.com Protection Status