Bichón Maltés: características, cuidados, alimentación y curiosidades interesantes sobre este perro

Estos preciosos perritos de compañía, cuyo tiernísimo aspecto nada tiene que envidiar al de un juguetito de peluche, son considerados por muchos como “la raza perfecta”. Un toy de carácter alegre donde los haya, que se convertirá en el protagonista de tu hogar tan pronto llegue a él.

Esta raza se caracteriza por su inconfundible pelo largo, que cae recto, blanco y sedoso, pudiéndole llegar hasta el suelo. Un pelaje que se divide por el centro de la nariz en dirección a la cola.

banner-razas-petyzoo-bichon-maltes

Todo lo que deberías saber sobre el bichón maltés

Si estás pensando en comprar un perro toy o teecup, es muy probable que el bichón maltés sea una de tus mejores opciones. Estos chiquitines, que resultan una auténtica monada tanto de cachorros como de adultos, hacen que muchos deseen tenerlos en casa pero es importante, antes de tomar una decisión, que te asegures de que sus necesidades se adaptan al tipo de vida que puedes ofrecerles.

Sus características físicas te permitirán transportarlos con facilidad a todos sitios, da igual que sea en un bolso o en brazos, comprarle cuanta ropita y complementos desees (pues el mercado está plagado de artículos para perros miniatura), convivir a la perfección con ellos aunque no puedas cargar peso y tenerlos en un pequeño piso o apartamento, espacios donde te seguirán a todas parte en busca de mimos y atención.

En cuanto a los posibles contras de esta raza, se encuentra el hecho de que son muy frágiles ante las caídas, por lo que deben evitarse a toda costa, lo que no hace de ellos una buena opción para familias con niños demasiado pequeños, aunque sí son ideales para los niños un poco más mayorcitos. Su menor fuerza y capacidad torácica tampoco los hace muy aconsejables para personas o familias que quieran hacer mucha vida al aire libro acompañados de sus mascotas, con las que desarrollar una actividad física intensa.

Dicho esto, lo mejor es que tengas claras las expectativas que quieras ver cumplidas con la llegada a tu vida de este nuevo miembro de la familia, antes de decantarte por una raza u otra de perro.

Origen

El hecho de que se le llame bichón maltés o maltés terrier, se debe a que procede del vocablo “malat”, que quiere decir puerto y no concretamente a que proceda de Malta, aunque sí tiene un origen italiano o, al menos, mediterráneo.

Esta raza proviene directamente de aquellos pequeños perros que iban paseándose por todos los puertos y por las ciudades costeras del Mediterráneo con la intención de poder cazar ratones.

No en vano, es una de las razas de perros más antiguas de las que se ha podido constatar su existencia, situando sus ancestros directos hace 3.000 años. Uno de estos encantadores perritos (o como mínimo de aspecto muy similar) se sitúa ya en el siglo V a.C., en un ánfora situada en la ciudad etrusca de Vulci.

Tan valorados eran estos chiquitines, que ya en la antigüedad greco-romana, los nobles se deleitaban con su cría a modo de entretenimiento, sirviendo también de acompañamiento a las matronas.

Ahora bien, su origen remoto se encuentra en Asia, seguramente en la zona del Tibet, lo que hace a estos pequeños perros estar emparentados con los terriers tibetanos. Es muy probable que este perro llegara a Europa procedente del antiguo Egipto y aquí comenzara una selección de los ejemplares de menor tamaño, extremo que no se encuentra suficientemente documentado.

Siglos después el bichón maltés continuaba siendo muy popular, siendo un fiel compañero en los muelles de los puertos malteses y sicilianos.

No puede obviarse el curioso dato de que en el siglo XVIII, algunos de los aficionados a esta raza comenzaron a obsesionarse con la posibilidad de ir reduciendo paulatinamente la talla del pequeño bichón, al punto que se consiguieron ejemplares cuyo tamaño no excedía el de una ardilla.

Ya en el siglo XIX existían diversas variedades de maltés, que alcanzaban distintos colores. Acabada esta tendencia, sólo se continuó con la cría de ejemplares blancos, tal cual los conocemos hoy día.

Características y rasgos físicos

Este simpatiquísimo perro, siempre alerta y lleno de vida, forma parte de una raza miniatura, lo que no quiere decir que se trate de un perro “blando”, ya que se consideró durante muchísimo tiempo como un terrier, lo que hace que, de vez en cuando muestre algún rasgo propio de esta raza, entre los que se encuentran el hecho de que era un experto cazador de ratas, que a veces incluso lograba atrapar un tejón.

Con una expectativa de vida razonablemente larga, está muy asentado en los países de todo el mundo. A día de hoy y si les dejáramos, continuaría feliz danzando en busca de roedores entre los arbustos, lo que habitualmente arruinaría su espectacular pelaje digno de exposición.

Con un peso de entre 3 y 4 kilos, el estándar británico marca que su altura a la cruz no debe superar los 25,5 centímetros. Es una raza compacta que cuenta con la misma longitud de la cruz al nacimiento que de la cola que del suelo a la cruz.

Color y capa

El aspecto más significativo de esta raza es la capa blanca, que precisará un mantenimiento regular al efecto de que los flecos de pelos se encuentren impolutos y en perfecto estado.

Es muy habitual que los dueños recojan su larguísimo pelaje en un moño, dejando a la vista su carita y alejando el pelaje de sus ojos, lo que realza su aspecto atractivo que tantos admiradores atrae.

Lo cierto es que a pesar de que se trata de un pelaje blanco y largo que requiere una serie de cuidados regulares, no cuenta con subcapa, lo que facilita en cierta medida sus labores de mantenimiento. Además un pelaje de estas características bien cuidado, nunca terminará regado por la casa, ya que no lo suelta, lo que supone otra ventaja más que ofrece esta raza.

En cuanto a su peso es liso y su apariencia se asemeja a la de la seda y no a la de la lana, como ocurre con el manto de algunas razas con él emparentado. Si quieres sacar el máximo partido a la belleza de tu mascota, lo normal es que le dejes el pelo muy largo, pero siempre que la longitud no sea tal que termine por dificultarle el movimiento.

Si tienes un magnífico bichón maltés que presentar a exposición, no debes confiar en el popular dicho de que “una buena capa todo lo tapa”, porque aunque el pelaje puede ayudar a disimular determinadas faltas, lo lógico es que el juez haga una esmerada exploración por debajo de la capa, al objeto de averiguar la verdadera constitución del ejemplar en cuestión.

La capa del maltés ha de ser blanca, si bien se permite que presente unas livianas manchas de tonalidad amarillenta o también puede ser de color marfil clarito. Una de sus principales singularidades es el fuerte contraste entre la blancura de su pelo y la oscuridad de su trufa así como de sus ojos, que también presentan alrededor una zona de piel oscura. Sus orejitas son peludas, colgantes y pequeñitas.

Su cola se enrosca sobre el lomo y su largo pelo le da una apariencia muy distinguida a este pequeñín, que cuando lleva su largo manto de pelo bien peinado, parece que flota en vez de andar por el suelo.

foto-razas-petyzoo-bichones

Temperamento

Esta raza, que en otro tiempo ha recibido los nombres de Canis Melitaeus (perro de puerto en latín), antiguo perro de Malta, perro león de Malta o perro de las damas romanas, es una mascota dulce, afable y a veces bastante sensible.

Muchos son los que dicen que estos pequeños tienen “algo” que propicia que no podamos dejar de mirarlos, respondiendo a nuestras miradas con otras tiernas y satisfechas a la vez.

Juguetón, enérgico y muy, muy alegre, en muy poco tiempo lo adorarás y no podrás prescindir de su leal compañía. Fiel, inteligente y muy despierto a la hora de aprender trucos nuevos, no durará tampoco en ladrar en el caso de que escuche un ruido que le resulte sospechoso, por lo que aparte de ser un excelente perro de compañía, lo es también guardián.

Otra ventaja de esta raza es su facilidad innata para el aprendizaje, debida en gran medida a su carácter tranquilo, que hará que te preste toda la atención y obedezca a la primera la mayoría de tus órdenes.

Animados y divertidos como ellos solos, tienen la particularidad de que parece que el tiempo no pase por ellos, ya que llegan a hacerse mayores conservando en la mayoría de los casos su carácter alegre y juguetón. Les fascinan los espacios cerrados por lo que, como ya hemos indicado, van a adaptarse perfectamente a apartamentos, pequeños pisos o casas con reducidos jardines.

Pese a lo dicho, entre sus principales aficiones estará la de salir a jugar al aire libre e incluso algunos disfrutarán mucho metiéndose en los charcos. También es feliz saltando y dando constantes vueltas.

Muy afectuoso con sus dueños, el bichón maltés se muestra muy individualista y le cuesta un tiempo aceptar a los extraños. Refinados y muy queridos, son limpios y escrupulosos hasta la extenuación. Son pequeños pero muy valientes y los hay que sobresalen en las pruebas de mini-agility mientras que para otros las idóneas son las de obediencia.

Relación con otras mascotas

Este pequeñín arderá en deseos de de que le prestes la atención que requiere. De elegantísimo aspecto, sabe comportarse en todas las situaciones, por lo que se relacionará muy bien con el resto de perros y mascotas de la casa.

Este comportamiento resulta muy ventajoso, pues hay otras razas miniatura que tienen un carácter mucho más territorial que dificulta en gran medida la convivencia con otras mascotas, pues quieren acaparar la atención de los dueños en exclusividad.

Es por ello que si ya tienes en casa un perro o un gato, no debes temer la reacción del pequeño bichón maltés, pues sería muy raro que no supiera adaptarse bien a la convivencia con ellos.

Relación con niños

En cuanto a la convivencia con niños, ya hemos hecho referencia a que en el caso de que decidas adoptar un bichón maltés, deberás marcar ciertos límites a tus hijos, si no deseas que adquiera hábitos indeseables desde pequeños. Por ejemplo, si tus niños se dedican a incordiar al pequeño cachorro de maltés para oír sus ladridos, el perrito terminará por hacerse demasiado ladrador, algo que sin duda terminará repercutiendo negativamente en su carácter una vez se haga adulto.

Hay que volver a resaltar que igual que ocurre con la mayoría de los perritos de tan pequeño tamaño, es una mascota con mucha energía y juguetona, pero poco preparada para llevar a cabo un desgaste físico demasiado prolongado, por lo que al jugar con ella, sobre todo en el caso de los niños que pueden ser más inconscientes en este sentido, es muy importante recordar que no se debe sobrepasar sus límites a nivel de cansancio, pues un sobreesfuerzo no le hará ningún bien.

Cuidados básicos

Raza sencilla para convivir, debe estar sometida como cualquier otra a una serie de cuidados básicos.

Alimentación

Es innegable que uno de los factores que más incide en la belleza del pelaje de una raza de pelo largo, del estilo del bichón maltés, es aparte de una higiene intensa y de un cuidado esmerado, una alimentación correcta.

Esta raza no precisa especiales complicaciones en lo relativo a la alimentación, únicamente que se ingieran las dosis adecuadas de comida (que no han de ser demasiado abundantes), varias veces al día, ya que al tratarse de animales enérgicos, con un metabolismo un poco acelerado, el racionamiento adecuado es la pauta más correcta de alimentación.

Contar con un pienso seco de alta calidad, de una de las mejores marcas, es la manera ideal de satisfacer sus requerimientos nutricionales. Que este pienso contenga en su composición un 30% de carne y en torno a un 18% de proteína y grasa pura, sería una proporción adecuada a tener en cuenta.

Higiene

Una de las características más conocidas del bichón maltés es que se trata de una raza muy escrupulosa en lo que a higiene se refiere. A estos pequeñines les encanta presentar un aspecto limpísimo así como que cuanto les rodee también esté inmaculado. En el caso de que esto no ocurra así, es posible que puedan estresarse y sentirse muy incómodos.

Por si esto fuera poco, como cualquier raza de pelo largo necesita cuidados intensos en los que a baño, peinado y secado del pelo se refiere. Este es un factor sobre el que se debería reflexionar antes de adoptar a un ejemplar de esta raza, pues de lo dicho se deduce que, aunque dado su tamaño el maltés no precise una actividad física demasiado intensa, sí necesita unos meticulosos cuidados y un acicalamiento diarios, más aún si luce un manto largo.

Por otra parte, hay que pensar que el hecho de mantener a nuestro peludo amigo lo más limpio posible, repercute positivamente en el bienestar de toda la familia, con la que mantendrá un contacto muy cercano, debido a su carácter extrovertido y amigable.

Como ya se ha indicado y pese a que en un principio pudiera parecer lo contrario, si vas a adoptar un bichón maltés no debes temer pasarte el día recogiendo pelos del suelo y del sofá, ya que esta raza carece de lo que se conoce como segunda capa de pelo, que también se llama subpelo o lana, por lo que no muda su manto. Ello los convierte en mascotas hipoalergénicas, ideales para todas las personas alérgicas al pelo de los animales y que no quieran renunciar a tener un perro en casa.

Higiene dental

Como todos los perros miniatura, esta raza tiende a acumular problemas de placa dental y sarro, y por ende, de mal aliento, lo que puede combatirse con un correcto cepillado de dientes periódico, que a buen seguro será un hábito que le moleste, por lo que se hace recomendable acostumbrarle a ello desde cachorro.

Baño y secado

El baño del bichón maltés se recomienda, como en el resto de razas de estas características, en torno a una vez al mes, con un champú de calidad específico para su delicado pelaje.

Después de sacarlo del baño, debes secarle el exceso de agua con una toalla seca, que absorba todo el agua posible, tras lo cual utilizarás el secador, con cuidado de no acercarlo demasiado a su pequeño cuerpo ni de utilizar una temperatura excesivamente alta, pues ello podría quemar su piel. Tras el baño, debe comenzar su cepillado.

Cepillado

El pelo del bichón maltés precisa un cepillado diario ya que es muy proclive a que se le puedan hacer muchos nudos que luego resultarán muy difíciles de eliminar. Evitarlo pasa por cepillar su manto cada día.

Para hacerlo puedes ayudarte de un spray acondicionador que te permita pasar el cepillo, al tiempo que también hidrate piel y cabello. Con el cepillo irás peinando con suavidad a favor de pelo sin dejar un centímetro sin cepillar. Una vez hayas repartido el producto, podrás cepillar más a fondo.

Quizás te resulte curioso saber que también hay otros productos que ayudan al mantenimiento de un manto largo, lacio y llamativo, como pueden ser los productos blanqueadores para el pelo, cuyo color es blanco brillante, con el que arreglar el pelo de nuestro fiel amigo de cabezas a patas. Otros productos que no deben faltarte en su acicalamiento diario son tijeras y peines específicos.

Desde el comienzo has de tener claro si quieres tu mascota para disfrutarla únicamente en familia o para exhibirla en competiciones o exposiciones, en cuyo caso no tendrás más remedio que tratar de potenciar su belleza natural, para lo que es una excelente idea recurrir a los servicios de un estilista canino profesional.

Vacunas y tratamientos antiparasitarios

Por último, la salud de tu mascota, dependerá en gran medida de que la sometas al calendario de vacunaciones que tu veterinario te recomiende. Del mismo modo, este profesional te indicará los tratamientos preventivos a base de pipetas y collares antiparasitarios con los que evitarles la infección por parte de pulgas, garrapatas y gusanos intestinales, parásitos que pueden hacer estragos en su salud.

foto-razas-petyzoo-bichon-maltes

Enfermedades más comunes

Si bien en líneas generales puede decirse que el maltés es un perro que goza de buena salud y resistencia, igual que sucede en el resto de las razas, es proclive a sufrir unas patologías más que otras. En el caso del maltés son las siguientes:

  • Problemas en las extremidades. Muchos perros de tan reducido tamaño sufren este mismo problema que se manifiesta en las articulaciones de la rodilla, la conocida como luxación patelar o rotuliana. Podrás ayudar a prevenir sus efectos sometiendo a tu mascota a exámenes regulares y procurando que no tenga sobrepeso en ningún momento.
  • Cálculos en la vejiga. Las razas pequeñas son también especialmente propensas a sufrir esta patología y en el caso de no poder ser disueltos con dieta especial supervisada por el veterinario, han de extraerse mediante una intervención quirúrgica.
  • Problemas de orejas y oídos. Cuyos síntomas se manifiestan en una descarga marrón con mal olor que enrojece e inflama el oído.
  • Problemas oculares. Las irritaciones oculares provocadas por un exceso de pelo pueden desembocar en conjuntivitis y exceso de lagrimeo.

¿Cómo adiestrarlo?

Estos graciosos perros de carácter afable y espíritu juguetón van a aprovechar su paseo diario para establecer relaciones con otras personas y perros, por lo que este ejercicio tiene un innegable efecto de sociabilización sobre ellos.

Lo importante es dejarlo que huela y que pueda interactuar libremente con el resto de mascotas, lo que le hará más sociable cada día. Diez minutos de cortas pero constantes clases en cada paseo te serán suficientes para enseñarle obediencia básica, que se basará en una educación siempre en positivo.

Está demostrado que este tipo de educación hará que tu bichón maltés te entienda mejor y arrojará mejores y más duraderos resultados. Siempre que haga algo bien prémiale en forma de bonitas y alegres palabras, de caricias, dejándole jugar con su juguete predilecto o mimándole con caricias. Haz un juego del adiestramiento y motiva a tu fiel compañero a aprender, no frustrándote si en algún momento decae su nivel de atención.

Bichón Maltés: características, cuidados, alimentación y curiosidades interesantes sobre este perro
4.6 (91.43%) 14 votes